Mastellone Hermanos, la dueña de La Serenísima y principal empresa láctea del país, comenzó a mostrar signos de recuperación. Durante el primer semestre del año, registró un resultado neto de $ 616,7 millones.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En el mismo semestre del año pasado, había registrado un resultado operativo negativo de $ 995,1 millones.

“El período de seis meses finalizado el 30 de junio del corriente año presenta un resultado neto positivo producido por el efecto del atraso cambiario versus la inflación registrada en el período, considerando especialmente la estructura patrimonial de la compañía”, explica la compañía en sus estados consolidados del primer semestre.

Los números en azul del resultado neto son consecuencia de una ganancia financiera de $ 2486 millones, que revirtieron una pérdida operativa de $ 1069 millones. “Este resultado no corresponde necesariamente con la realidad de la actividad operativa ni con el contexto en el que se desarrolló. En rigor, Mastellone Hermanos ha estado expuesta a los grandes desafíos que tuvieron que enfrentar las empresas de consumo masivo que destinan la mayor parte de su producción al mercado interno: inflación de costos, caída del poder adquisitivo personal, intervención del estado en la política de precios, y compresión de márgenes de utilidad”, expresó la compañía en su reseña del ejercicio.

De hecho, según su balance, al 30 de junio, la empresa facturó $ 75.174 millones, un 2,5% menos que un año antes.

En sentido opuesto, mejoraron las exportaciones. “Los precios de los productos lácteos en el mercado internacional, si bien distanciados de sus máximos, nos permitirán aumentar el volumen de saldos exportables compensando parcialmente las bajas que se registren en el mercado interno”, explicó la compañía.

“Teniendo en cuenta el complejo panorama económico nacional para los próximos meses, estamos redoblando nuestro esfuerzo implementando una serie de iniciativas en las fases operativas y sobre todo en logística y distribución, destinadas a alcanzar una mayor eficiencia operativa, administrativa y financiera. Esto sin duda ha comenzado a redundar en una reducción de costos y recomposición de márgenes operativos”, finalizó.

Los números en rojo

Durante los últimos años, sobre todo en pandemia, la empresa había apuntado al Gobierno, por los programas de control como Precios Cuidados, en torno a los números en rojo que venían evidenciando.

“Mastellone Hermanos solamente procesa el 12% de la leche cruda del país y siempre priorizó su producción y comercialización para abastecer la demanda del mercado interno. En este sentido, participa desde hace años de los programas dispuestos por el Gobierno Nacional, como ‘Precios Cuidados’, cuyos precios recién han podido ser actualizados en enero del corriente año luego de 5 meses desde el incremento previo”, explicó la dueña de La Serenísima en mayo de este año al dar a conocer los resultados del primer trimestre del año que arrojaron pérdidas por $ 1024 millones.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas