España |31 mayo, 2017

leche | Medidas para combatir el estrés por calor en vacuno de leche

Los episodios de fuerte calor cada vez van a ser más frecuentes con el cambio climático, lo que reduce la productividad del ganado vacuno de leche.

He aquí unos consejos de manejo y de alimentación para combatir el estrés por calor en las ganaderías.

Uno de los efectos previsibles del cambio climático, y cuyos efectos ya se están notando, son las olas de calor, lo que repercute negativamente en el bienestar, y por lo tanto en la productividad, del ganado vacuno.

La vaca es un animal que se encuentra en un estado de bienestar en un rango de temperaturas que va desde los 6º C los 22º C, empezando a desencadenar la situación de estrés cuando la temperatura sobrepasa los 26 º C.

Es decir, temperatura y humedad elevadas provocan los siguientes efectos en el ganado vacuno de leche:

-Descenso de la producción: baja el consumo de materia seca entre 20-30%, disminuye también la digestibilidad de la ración, la actividad ruminal y la producción de ácidos grasos con un desequilibrio en la síntesis de acético y propiónico.

-Descenso de la actividad reproductiva: incremento del intervalo entre partos, desequilibrios hormonales que tienen efectos negativos en la ovulación, implantación y supervivencia embrionaria.

-Inmunosupresión: hay una pérdida del estado de salud, haciendo las vacas más sensibles a los patógenos.

¿Como contrarrestar el estrés por calor mediante el manejo?

–Proporcionar sombras y ventilación idónea para el tipo de instalaciones en las que se alberguen los animales. Es decir, favorecer el intercambio de aire mediante aperturas laterales del 75% del establo, así como chimeneas en el techo y encender los ventiladores y aspersores (en techos, encima de las cornadizas y en la sala de espera).

-El suministro de alimentos es recomendable hacerlo durante las horas más frescas del día, repartiendo un 30 % por la mañana y el 70% por la noche.

-Dar el alimento lo más fresco posible y evitar que esté expuesto al sol en el pesebre. No escatimar en hacer una buena elección del silo y rechazar las zonas de hongos.

-Proporcionar agua de calidad (analizada cada 6 meses), fresca, no estancada, no muy fría (mejor a temperatura ambiente) y a libre disposición. Es preciso un mínimo de 10 cm de bebedero por vaca.

–Mantener el consumo de fibra efectiva, necesaria para mantener la ruminación, amortiguar el contenido del rumen, evitar acesosis ruminal y digerir de forma efectiva los concentrados y los demás componentes de los forrajes. Evitar en situaciones de estrés por calor forrajes de menor calidad, con alto contenido de Fibra Neutro Detergente , que producen más calor al fermentar en el rumen.

Por eso, se recomienda que los forrajes sean muy digestibles, por ejemplo un buen ensilado de maíz, para disminuir el calor de la fermentación e incrementar el contenido energético de la dieta.

-Uso de aditivos, como las levaduras que facilitan la digestión de la ración. Los alimentos deben ser mezclados más frecuentemente durante el verano o incorporar en la Ración Total Mezclada (TMR en las siglas en inglés) un aditivo (por ejemplo, productos de ácido propiónico amortiguados -buffer-) para prolongar su vida en el comedero y prevenir que la comida se recaliente.

http://www.campogalego.com/es/leche/medidas-para-combatir-el-estres-por-calor-en-vacuno-de-leche/

Todo reclamo originado por la información contenida en el sitio web de eDairy News, será sometido a la competencia de los Tribunales Ordinarios de la Primera Circunscripción Judicial de la Provincia de Córdoba, República Argentina, con asiento en la Ciudad de Córdoba, con exclusión de cualquier otro fuero, incluso el Federal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas relacionadas