La disminución regirá hasta 2022, a la espera de que el resto de los socios del acuerdo sigan el mismo camino. Algunos productos afectan a la Argentina.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Cortado solo. Bolsonaro dispuso rebajar los aranceles que cobra Brasil.

El gobierno de Brasil anunció el viernes una reducción del 10% en los aranceles de importación sobre el 87% de los bienes y servicios, anticipándose así a un movimiento esperado por el Mercosur.

La reducción se extenderá hasta fines de 2022, según un comunicado conjunto de los ministerios de Economía y de Relaciones Exteriores, donde reconoce que fue un movimiento excepcional dentro de las reglas del Mercosur.

Algunas de las rebajas arancelarias pueden incidir sobre la competitividad de productos argentinos, frente a otros importados, para vender en el mercado brasileño. Artículos del rubro alimentario, como lácteos y harinas están en la lista.

También químicos, medicamentos, papel, metales, perfiles de acero, maquinaria agrícola de arrastre, motores eléctricos, equipos de telefonía celular, entre otros.

La lista completa de las posiciones arancelarias

El ministro de Economía, Paulo Guedes, dijo que esperaba que el Mercosur anunciara la misma reducción para el arancel externo común del grupo en los próximos días. La posibilidad es resistida por Argentina que viene aplicando fuertes restricciones a las importaciones y también un cepo cambiario.

“Brasil sigue plenamente comprometido con las negociaciones en curso en el Mercosur”, según el comunicado, que agrega que la reducción del 10% “sigue los parámetros ya acordados con algunos de los socios del Mercosur en las negociaciones” en torno al arancel externo común.

Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay discutieron durante años una reducción arancelaria para ayudar a incrementar el comercio entre los países del bloque y el resto del mundo.

Inclusive la relación se tensó cuando el presidente Jair Bolsonaro amagó con aplicar por su cuenta las rebajas. También Uruguay metió presión para celebrar por su cuenta acuerdos comerciales. El presidente argentino Alberto Fernández respondió entonces: “Quien se quiera ir, que se vaya”.

Tras esa tensión, el mes pasado, Argentina y Brasil acordaron un marco para reducir el arancel.

La inflación en Brasil ha subido a dos dígitos este año, impulsada en parte por una moneda más débil que eleva el costo de las importaciones.

En un comunicado, el gobierno de Brasil dijo que la reducción se había realizado bajo una disposición del Mercosur que permite “la posibilidad de adoptar medidas destinadas a proteger la vida y la salud de las personas”.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas