“No hubo indicio de que quisieran aprovechar la carne. Todo apunta a una cuestión de maldad, porque no sabemos el móvil ni tenemos indicio de gente que pueda haber hecho esto”, le dijo a La Opinión el productor Fernando Lasserre.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
El CPR en el lugar de los hechos.

Un alarmante hecho ocurrió entre el domingo y el lunes en un tambo ubicado unos kilómetros al sureste de 30 de Agosto, donde tres vaquillonas murieron tras un ataque que está siendo materia de investigación por parte de las fuerzas de seguridad.

Se trata del establecimiento “El Diez Chico”, un campo alquilado por Fernando Lasserre y su esposa, productores lecheros que trabajan allí con mucho esmero. Y justamente Lasserre, en diálogo con La Opinión, contó acerca de la preocupante situación vivida.

El vecino señaló que las vaquillonas son animales de reposición de tambo, de la raza Jersey, y que el domingo se había recorrido la hacienda normalmente, mientras que el lunes se encontraron estos tres animales en distintos lugares del campo.

“Muy amargados”

“Llamamos a la Patrulla Rural y con mi mujer, que es veterinaria, se hizo una necropsia, encontrándose heridas en los animales, aunque no se pudo encontrar el causante de las heridas. Sí se constató que habían sido atacadas, pero por otro lado no hubo indicio de que quisieran aprovechar la carne. Todo apunta a una cuestión de maldad, porque no sabemos el móvil ni tenemos indicio de gente que pueda haber hecho esto. No hemos tenido ningún problema para tamaña acción. No sospechamos de nadie”, señaló el productor.

Otro dato aportado por el entrevistado marca que se hallaron heridas con orificios de entrada y salida, pero no se encontraron rastros de municiones.

Respecto a cómo afrontan la situación, Lasserre señaló: “Estamos muy amargados. Es el tema de la pérdida económica, por un lado, y además te pone mal respecto al amor que le ponés a los animales, porque en el laburo nuestro tenemos otra relación con el bichito”.

Cabe añadir que se trataba de vaquillonas de algo más de un año y que en 2023 iban a entrar al trabajo de tambo. Y que no hay casi indicios que refieran a una hipótesis sobre que el hecho se haya dado para faenar a los animales, ya que, por un lado no es la categoría indicada, y por otro, el entrevistado explicó que en cercanías había otros ejemplares “más atractivos” en ese sentido.

Recompensa

El entrevistado quiso destacar por otra parte que se ofrecerá recompensa a quien pueda aportar datos respecto al caso.

También agradeció el trabajo del Comando de Prevención Rural y la predisposición de todas aquellas personas que se comunicaron para ayudar, desde el staff, colegas y la Sociedad Rural.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas