Argentina |4 mayo, 2020

leche | Momento de incertidumbre, y a ver qué pasa en primavera

Analistas advierten que debería trabajarse lo más pronto posible/urgente para acordar una salida airosa en un año en el que va a haber más leche pero poca demanda interna junto con una merma exportadora (en cantidad y precios).

Si fuese un paciente consultado por su psicólogo/a sobre su estado de ánimo, la lechería diría: “Estoy sensible”. Todos los actores de la cadena láctea cuidan minuciosamente las palabras que eligen para describir el panorama actual y futuro para este sector que siempre parece pender de un hilo y a punto de caer al abismo.

La crisis les pega a todos, pero los golpes no duelen igual en un cuerpo debilitado que en uno tonificado y saludable. No todo es igual dentro de la cadena. Arrancando por el sector primario, no es lo mismo un tambero chico, con poca infraestructura y vacas, que ya viene medio golpeado, que otro más grande, con más espaldas para atravesar situaciones de críticas. Sucede lo mismo con la industria: no es igual, en estos momentos, ser productor de masa muzzarella (uno de los productos que más ha caído en ventas por el cierre de restaurantes y hoteles en el marco del aislamiento), que producir leche fluida, quesos duros, leche en polvo o exportar (aunque la exportación tampoco en estos tiempos es la salvación por el derrumbe de precios).

“Los números para el primer cuatrimestre de 2020 marcan que hay un 8,5% más de leche que el año pasado, este es el primer componente de la ecuación”, contó Jorge Giraudo, director ejecutivo del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA). Es cierto que ese algo más de 8% de producción, luce alto en la comparación interanual también porque el comienzo de 2019 fue duro para la producción y hubo caídas de producción.

El segundo componente de la ecuación de oferta son los stocks, y para 2020 marca que son más altos que para 2019. “Son algo más de 100 millones de litros que, extrapolados a lo largo de un año normal permite pensar en un 2020 con 4% más de leche que en 2019, algo así como 500 millones de litros de leche por encima de lo que hubo el año pasado”, recordó Giraudo.

Del otro lado del mostrador, están los componentes que conforman la demanda, ¿cómo se absorbe esa oferta? “El consumo doméstico, desde que empezó el año ha sido muy cambiante: “El primer balance da unos 182 litros per capita, esto es, 4% menos que 2019 que hubo 190 litros/hab/año, había arrancado bien, después se cayó, después repuntó de nuevo por las compras por pánico previo a la cuarentena y a partir del aislamiento social obligatorio el consumo cambió sus canales, con algunos que aumentaron las ventas, como la leche fluida, y otros que cayeron muchísimo como los que abastecen muzzarella para pizza, o para el dulce de leche de los alfajores, crema para heladería y o los restaurantes”, resumió Giraudo.

El otro componente de la ecuación es la exportación. “El año arrancó con 15% más de ventas respecto de 2019 pero porque se materializaron exportaciones acordadas a finales del año pasado y con valores de 2019 que rondaban para leche en polvo los 3200 dólares por tonelada, sin embargo, hoy, el último valor que tenemos ya es de 2700 USD/ton. por lo que ya no es atractivo el negocio de exportación”, advirtió Giraudo.

Esta situación externa, nos trae de nuevo al mercado interno y algo que nunca es bueno: mucha leche y poca demanda, sin que bajen los precios al consumidor. Resultado: todos pierden. “Tenemos para adelante una certidumbre, que el consumo va a seguir cayendo porque el poder adquisitivo de la gente es menor, pero la incertidumbre es cuánto va a caer”, reflexionó Giraudo.

Precios
El precio de la leche al productor para el mes de marzo 2020 fue de $ 18,08/litro (SIGLeA) y $ 18,43/litro (panel de 18 Empresas). El costo de producción (esto es gastos directos, gastos de estructura, amortizaciones, retribución empresarial y recuperos) fue de $16,03, lo que arroja una rentabilidad al capital del 3,95%. “El precio hoy al tambero está generando una rentabilidad promedio del 4%, nosotros le exigimos 5% sobre capital invertido, por lo que en promedio el número es razonable, el tema es que está muy finito, y si se ancla el precio y hay inflación o se toca cualquier variable el asunto se va a complicar”, apuntó Giraudo.

Tranqueras adentro y afuera
El ingeniero agrónomo Hugo Quattrochi, consultor de empresas especialista en lechería y miembro de IFCN Dairy (una red mundial de comparación de costos de producción), separó la cosa tranqueras adentro y afuera. “Para la producción, todavía la foto no es del todo mala, pero ha empeorado los últimos meses porque la leche no viene acompañando la inflación, lo que se suma al escenario de incertidumbre producto del coronavirus”, reflexionó Quattrochi.

El consultor apuntó que “las empresas vienen de un periodo de buena rentabilidad, salvo alguna zona más seca la producción de reservas en general fue buena y la relación de precio grano-leche es aceptable”. “El tema es que hay mucha incertidumbre relativa a dos cosas: la evolución del tipo de cambio y el desbalance entre oferta y demanda que puede darse hacia la primavera”, opinó.

“Hoy en día las dos premisas en las empresas lecheras son mantener su liquidez y asegurar la eficiencia de los equipos de trabajo para seguir operando”, resumió Quattrochi.

“Hoy, no hay grandes cambios de rumbo en las decisiones tácticas, los planes forrajeros se están terminando de ejecutar, las reservas ya están confeccionadas y se mantiene la estrategia de alimentación en marcha en época de muchas vacas recién paridas, sí se están recalculando los flujos de fondos y se tratan de abordar las matrices de riesgo asegurando que se pueda seguir operando, muchos se estoquearon en insumos, todo en pos de asegurar que todo se mantenga en marcha”, resumió Quattrochi.

En su último informe de abril, la consultora Zorraquín, Meneses y Asoc. advirtió los problemas que estaban teniendo las Pymes que procesan leche para el consumo interno (muzzarella) “con muchos cheques rebotados y en algunos casos con las plantas cerradas”. “Los tamberos están derivando a las usinas grandes que están por ahora deseosas de recibirla por que tienen la demanda, sobre todo de leche fluída, pero, en general, es un negocio cuya rentabilidad viene cayendo fuerte hace unos meses y al ser un producto de extracción diaria y perecedero tiene la amenaza de un contagio por coronavirus en algún eslabón de la cadena que lo deja en una posición frágil respecto a otras actividades”, expusieron desde la consultora.

“En este escenario se nota mucho la inercia de las decisiones estratégicas que determinan en qué condiciones está cada empresa para enfrentar los desafíos: nivel de apalancamiento, liquidez, solidez en los equipos de trabajo, eficiencia técnica, son todas cosas que no se logran en un año, y en los momentos críticos hacen la diferencia», apuntó Quattrochi.

Ingeniería público-privada
Al echar un vistazo sobre lo macro, lo que sucede tranqueras afuera, pensando que la inercia de un 8% más de leche los primeros meses del año tienda a consolidarse el segundo semestre con más leche, una demanda externa reducida y un consumo interno deprimido, Quattrochi insistió sobre el “desbalance de primavera”.

“En nuestro país los mecanismos estatales para estas situaciones son prácticamente inexistentes, es difícil imaginarse que Argentina puede implementar una estrategia de reducción de oferta, como están implementando en algunos países europeos, también en Estados Unidos, se disparan mecanismos de reducción de riesgo y protección de márgenes”, lamentó Quattrochi. Aunque agregó: “Por eso, la articulación y el diálogo entre el sector privado y el publico en los próximos meses puede ser de gran importancia para activar mecanismos de estímulo de la demanda interna, financiación de stocks o apoyo a la exportación, por ejemplo, si se acordaran compras del Estado para asistencia a los sectores más necesitados serán más importantes que nunca para ambos extremos de la cadena”.

“Lo bueno es que estamos aún terminando abril y el pico de producción se espera recién para noviembre, tiempo hay”, apuntó Quattrochi.

“Cuando vos tenés un mercado interno tan grande y se producen estos fenómenos de sobreoferta hay que ver como se manejan estos excedentes, lo que se hace en estos países es ayudar, financiar a la industria para que guarden leche en otros formatos, como puede ser manteca, algunos tipos de queso o leche en polvo, o bien, con precios de intervención, esto quiere decir que a partir de cierta caída de precios aparece el Estado y la compra”, resumió Giraudo.

Otra de las ventajas es que la industria esta trabajando al 50%. De modo que podrían destinar esa capacidad ociosa a este “rescate” que permita diferir stocks cuando llegue el aluvión de primavera. “Para eso hace falta plata financiamiento, por eso nos parece que producción e industria tendrían que buscar los canales para plantear al gobierno esta situación”, remarcó Giraudo.

Como resumen, para Quattrochi “tranqueras adentro se buscará como siempre mantener la eficiencia productiva”, pero, además, consideró que “va a ser un año muy financiero para las empresas por lo que tendrán que setear distintos escenarios de tipo de cambio y precio, ser ágiles en las decisiones e ir ajustando según se vayan dando las cosas”.

Aviso legal sobre Propiedad Intelectual en contenidos digitales

Toda la información contenida en estas páginas que NO es propiedad de eDairy News y NO es considerada “de dominio público” por las normas legales, son marcas registradas de sus respectivos propietarios y reconocidas por nuestra empresa como tales. La publicación en la web de eDairy News se realiza a los fines de recopilar información, respetando las normas contenidas en el Convenio de Berna para la Protección de las Obras Literarias y Artísticas; en la Ley 11.723 y demás normas aplicables.

Todo reclamo originado por la información contenida en el sitio web de eDairy News, será sometido a la competencia de los Tribunales Ordinarios de la Primera Circunscripción Judicial de la Provincia de Córdoba, República Argentina, con asiento en la Ciudad de Córdoba, con exclusión de cualquier otro fuero, incluso el Federal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas relacionadas