Durante pandemia se redujo hasta en 50% el padrón de productores.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
El Sol de San Juan del Río

Un clima de tristeza y desesperación es el que se vive en la comunidad de La Torre en Amealco de Bonfil, luego de que los productores consideran que está agonizando la producción de queso en esta localidad, ya que fueron severamente afectados por la pandemia de Covid-19, al reducirse el padrón de productores hasta en un 50% durante estos dos últimos años.

Así lo dio a conocer Natividad Arciniega García, productora de esta localidad, al precisar que todavía hace tres años eran alrededor de 200 familias, es decir, la totalidad de la población, las que se dedicaban aprovechar los derivados de la leche para la realización de queso tipo ranchero, Oaxaca, requesón, crema y yogurt, sin embargo, poco a poco fue cayendo esta actividad y actualmente dice que hay por lo menos 100 productores que aún persisten con este trabajo.

Mencionó que tradicionalmente la comunidad de La Torre se caracterizaba por vender exquisito queso y abastecer a proveedores de San Juan del Río, Amealco incluso algunos que venían del Estado de México y Guanajuato, pero con la poca movilidad de la pandemia aunado a que nunca se les ha brindado algún incentivo para promoverlas es lo que está ahorcando la actividad.

La productora destacó que al principio de la pandemia al no tener recursos suficientes para seguir alimentando a sus vacas lecheras, tuvieron que vender la mitad de estas, ya que además el precio del alimento estaba muy por encima de lo que lo compraban anteriormente.

“Primero fuimos vendiendo nuestras vacas lecheras, nos daban mucha leche al día, pero nos quedaba excedente para colocarlo, no teníamos cómo seguir alimentándolas, y ahorita son solo como 100 familias las que nos seguimos dedicando a esto. Apoyos nunca hemos tenido de parte de nadie para aprovechar la actividad”.

Y fue así como poco a poco la actividad empezó a desaparecer hasta ahora, donde incluso por segunda ocasión suspendieron la tradicional feria del queso que hacían para el tercer fin de semana de febrero y que en sus mejores momentos reunía a más de 6 mil turistas.

Para el caso de la comercialización, los productores se enfrentan a otro problema, ya que, Arciniega García precisó que al haber suspendido actividad comercial con otros lugares, ahora las personas buscan colocar sus quesos de puerta en puerta o en el mercado de Amealco.

Por lo anterior, hizo un llamado a las autoridades para que puedan colaborar con esta comunidad, de tal modo que puedan fortalecer y recobrar su principal actividad para la fuente de ingresos.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas