Facua recomienda a quienes posean estos alimentos que se abstengan de consumirlos y los devuelvan a los establecimientos para que les reembolsen el dinero.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Nestlé ha retirado al menos 46 variedades de helados tras los avisos del fabricante (Froneri) por la presencia en estos productos de un cancerígeno, el óxido de etileno (ETO). Ya en los últimos días, Mars había quitado del mercado varios lotes de M&M’s, Snickers y Twix por el mismo motivo.

Tras conocerse la noticia, Facua-Consumidores en Acción ha reclamado a Nestlé y Froneri “que actúen con transparencia y hagan pública la lista completa de productos afectados”. Según explicó el fabricante, recibieron la alerta sobre la contaminación accidental de dicho ingrediente suministrado por uno de sus proveedores y están “retirando rápidamente todos los lotes afectados de los puntos de venta”.

Pese a ello, puntualizó que la cantidad del componente afectado que se utiliza es “ínfima” en el producto final y traslada que incluso en el caso de consumo de algún producto que pudiera estar afectado por esta incidencia, “es muy poco probable que suponga un riesgo para la salud de los consumidores”.

No consumir

De acuerdo con la relación de productos hecha pública por Facua-Consumidores en Acción, se verían afectadas 46 variedades de helados fabricados por Froneri de las marcas Nestlé, Milka, Toblerone, Nuii, Oreo, Princesa, La Lechera y Smarties, todos ellos comercializados por la firma suiza en España.




La asociación también ha alertado que los productos afectados pueden encontrarse en establecimientos de hostelería y tiendas de alimentación “si no los adquirieron a través del distribuidor, sino de forma directa en hipermercados antes de su retirada”. Por ello, recomienda a aquellas personas que tengan estos alimentos en sus hogares que se abstengan de consumirlos y los devuelvan a los establecimientos para que les reembolsen el dinero.

Prohibido desde 1981

El óxido de etileno es un gas con propiedades desinfectantes contra bacterias, hongos y virus. Se utiliza como pesticida en la agricultura y su uso en alimentación está prohibido en la Unión Europea desde 1981, puesto que es capaz de eliminar microorganismos indeseables y puede dañar el ADN humano.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas