Los camioneros del país sudamericano, asociados a los principales gremios del rubro de transporte, están movilizados hace 15 días. Reclaman una ley de fletes que regule sus honorarios. Sobre el caso y sus repercusiones en la economía nacional, Sputnik consultó al economista Víctor Raúl Benítez.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Camiones de productos lácteos varados. Foto: archivo, La Nación.

Las protestas en las calles y los cortes de rutas en Paraguay vienen en aumento desde que los transportistas de carga iniciaron un paro por tiempo indeterminado. Según sostienen, la medida permanecerá hasta que encontrar una solución a las disparidades en sus haberes, por lo que piden la aprobación de la llamada ley de fletes.

Desde el inicio del conflicto, el suministro de productos básicos en el país se ha deteriorado. También lo hicieron las exportaciones e importaciones hacia y desde países vecinos, debido a la imposibilidad de utilizar vías de transporte fluviales, provocada por la sequía que afecta a buena parte del Cono Sur.

Según explicó a Sputnik el magister en economía Víctor Raúl Benítez, el problema radica en el incumplimiento de acuerdos realizados durante la gestión de Horacio Cartes (2013-2018). Y asimismo, en las distorsiones del mercado, controlado por un oligopolio de empresas intermediarias que reciben la mayor parte de las ganancias del traslado de mercancías de exportación.

“Los agroexportadores cartelizan la compra de fletes al por mayor, por medio de empresas transportadoras, muchas de las cuales son propiedad de las mismas agroexportadoras. (…) Esas empresas se quedan con un margen exagerado y bajan la tarifa real que pagan a los fleteros que son camioneros independientes o pequeñas o medianas empresas”, indicó el docente y analista paraguayo.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas