Recubrimientos buscan reemplazar el plástico y aumentar la vida útil de los alimentos frescos.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
tecnologías
Nuevas tecnologías

En todo el mundo, el 17% de los alimentos producidos se tira, según las Naciones Unidas , y la mayoría termina siendo desperdiciada por los consumidores en el hogar.

Hasta el día de hoy, las soluciones para reducir el desperdicio de alimentos pasaban muchas veces por el uso de plásticos y químicos como cloro, peróxido de hidrógeno y otros que eliminan microorganismos y alargan la vida útil de frutas y verduras.

Pero con la creciente demanda de reducir el uso de plástico en la cadena alimentaria, están surgiendo nuevas tecnologías para mantener los alimentos frescos durante más tiempo, informa un artículo de BBC Future .

Uno de ellos es el recubrimiento comestible de frutas y verduras, que se recubren con una película de material protector que se puede consumir con los alimentos. En el Reino Unido, este recubrimiento artificial ya se usa en manzanas, naranjas, limones y otras frutas para ayudar a conservar la humedad y prolongar la vida útil.

Además de ellos, los investigadores están experimentando con diferentes sustancias, como la proteína secretada por el gusano de seda, el quitosano (un azúcar de la capa externa de los mariscos), la goma de anacardo, la gelatina de pescado y derivados de celulosa y algas.

La función de todos ellos es formar una fina membrana en la superficie del alimento. Esto reduce la transferencia de gas y vapor de agua, lo que limita el dorado y la pérdida de aroma y prolonga la vida útil.

Un estudio reciente, informa la BBC, cubrió fresas con quitosano y una sustancia aislada de proteína de suero y, con eso, aumentó la vida útil de la fruta en un 60%, conservada en el refrigerador. Los tomates recubiertos con quitosano y algas verdes permanecieron casi perfectos incluso un mes después de la recolección.

nano-tratamiento

Otra solución es el uso de nanomateriales, que son miles de veces más pequeños que un cabello humano. Esto se debe a que, al reducir las partículas, se comportan mejor como recubrimiento, ya que ganan más resistencia y propiedades de barrera.

Un estudio de fresas mostró que después de una semana, la mayoría de las fresas almacenadas a temperatura ambiente estaban cubiertas de hongos. Entre los recubiertos con quitosano y nanoplata, solo el 10 % falló. Las zanahorias duraron aún más: 70 días, frente a cuatro de las que no tenían recubrimiento de nanoplata.

Estas nanopartículas también son poderosos antimicrobianos y se pueden agregar a los envases de plástico para prolongar la vida útil de frutas, verduras o verduras.

Para que estas nuevas tecnologías se adopten ampliamente, aún se deben superar algunos problemas de seguridad. En investigaciones realizadas con ratones y ratas, la ingestión de nanopartículas de óxido de zinc provocó daños hepáticos y renales. Y los plateados envenenaron al gusano redondo Caenorhabditis elegans y las células humanas.

Por lo tanto, los científicos y las empresas todavía están estudiando otros métodos para mantener las frutas y verduras frescas y seguras para comer por más tiempo. BBC Future cita como ejemplos el agua activada por plasma, los tratamientos con ozono, los ultrasonidos de alta potencia y las bacteriocinas (péptidos antimicrobianos o proteínas producidas por ciertas bacterias).

Te puede interesar

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas

Cerrar
*
*