El vicepresidente de Apymel dijo a Cadena 3: "Habitualmente, la lechería Argentina tiene estas curvas, los máximos de producción se dan entre octubre y noviembre, y los mínimos entre marzo y abril".
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Javier Baudino, vicepresidente de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas (Apymel), atribuyó el faltante de lácteos y el aumento de precios en los comercios a un contexto de baja producción estacional y falta de stock por parte de la industria.

“El lácteo es muy sensible a la oferta y demanda, en este momento la oferta que puede hacer la industria es inferior a la demanda, la recuperación de precio es notable, venimos de años complejos, donde la rentabilidades fueron realmente malas”, explicó Baudino a Cadena 3.

Añadió, además: “Hoy, al haber un faltante de mercadería, las industrias indudablemente han recompuesto el valor al producto, y con eso viene emparejado un aumento de precio en las góndolas”.

“Habitualmente, la lechería Argentina tiene estas curvas, los máximos de producción se dan entre octubre y noviembre, y los mínimos entre marzo y abril, el impacto más fuerte es consecuencia del contexto”, indicó.

Y precisó: “En agosto teníamos la posibilidad de comercializar afuera leche en polvo fundamentalmente, a valores razonablemente buenos, con un dólar que razonablemente seguía yendo para arriba, de cara a los máximos de producción que se vienen y no pudiendo stockearnos por la situación financiera, la mayoría de la empresas se sacó el stock de encima”.

“Hoy estamos pagando las consecuencias al no tener stock de respaldo y tener los picos de producción más bajo que el promedio, no estamos hablando de una situación climática excepcional, salvo al norte de Santa Fe y Entre Ríos, donde la lechería no es la más grande del país”, señaló.

“La cuenca lechera de alta producción está en una situación normal”, sostuvo.

Te puede interesar

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas

Cerrar
*
*