Argentina |6 abril, 2018

Negocios | Para Moreno, de Mastellone, en 2018 se termina la crisis del sector lácteo

El presidente de la empresa láctea, asegura que, tras 20 años de estancamiento en la producción, la compañía se prepara para duplicar los niveles de leche procesados. Advierte sobre el impacto de la inflación.

La crisis del sector llegó a su fin para José Moreno, CEO de Mastellone. A pesar de haber vivido un 2017 “relativamente bueno”, admite que el contexto en el que le tocó desenvolverse a la compañía se vio marcado por obstáculos en los distintos eslabones de comercialización. “Los productores tuvieron problemas de inundaciones, de costos y de precios”, grafica. La crisis de Sancor también representó un problema en el abastecimiento de un rubro que no llega a producir las cantidades necesarias para ser competitivo y rentable. “Los problemas climáticos y la situación del consumo en caída marcaron el año, pero de todas maneras podemos considerar que fue un 2017 satisfactorio”, sintetiza Moreno.

El CEO de la compañía láctea asegura que el año pasado la caída fue menor a la de 2016 y para lo que viene es optimista. “2018 es el año en que va a finalizar la decadencia de la lechería”, no duda en sentenciar, ya que las inversiones realizadas en la producción primaria, según él, traen un panorama distinto. De todas maneras, Moreno es moderado, ya que sabe que el mensaje positivo se da luego de un largo período de pérdidas. “En 2018 nos vamos a situar en los mismos niveles de productividad que en 1998. Es como si se hubieran borrado 20 años de la existencia”, explica sobre la crisis que atravesó el sector.

Para aumentar la producción y recuperar los años perdidos, Mastellone comenzó en 2015 un plan de inversión por US$ 80 millones con el objetivo de duplicar las cifras actuales y abastecer tanto al mercado interno como al exterior. “La producción va a empezar a subir, los mercados internacionales van a pasar a jugar un papel importantísimo para la Argentina y nos estamos preparando para ese contexto”, avisa Moreno. El objetivo es procesar 6 millones de litros de leche por día a 10 años –hoy el número es de 3,7 millones– y exportar el 50 por ciento de la producción. El plan propone un cambio estructural para la compañía, que en la actualidad exporta entre un 9 y un 10 por ciento.

Las inversiones que Mastellone empezó hace tres años contemplan la puesta en marcha de la planta de secado de leche y suero –la fábrica dual de Trenque Lauquen–, la remodelación e incorporación de tecnología en la planta de Canals, Córdoba, la remodelación y la construcción de la nueva planta de elaboración y fraccionamiento de leche fresca en Villa Mercedes, San Luis, y la transformación e incorporación de tecnología en General Rodríguez. Así, en 2018 la inversión prevista es de US$ 40 millones.

A su vez, Moreno reconoce las necesidades del tambero, por eso la compañía continúa el Plan Más Leche con la intención de mejorar el manejo de su rodeo y la incorporación de tecnología en esa etapa para hacer más fácil y rentable la producción. “Estamos acostumbrados a una lechería en la que se trabaja todos los días del año desde las tres de la mañana en condiciones difíciles, lo que hace que cuando la rentabilidad no es muy buena uno esté predispuesto a abandonar la actividad”, opina.

Para financiar esas inversiones, la entrada de Arcor tuvo un papel fundamental. Desde el acuerdo en 2015 –que prevé una opción de compra de hasta el 49 por ciento hasta 2020–, la compañía cordobesa se alzó con el 40 por ciento de Mastellone. “Con ese aporte se financiaron las inversiones realizadas”, explica Moreno. El último aporte en 2017 fue de US$ 5,2 millones por más de 12 millones de acciones, con el que Arcor alcanzó el 40,24 por ciento de la firma láctea, junto con Bagley Brasil.

La compañía, que facturó $ 22.000 millones en 2017, no solo reconoce la crisis del sector sino que además se ve afectada por los cambios en el consumidor. Moreno admite que en la categoría también se dio la tendencia de migración a segundas marcas: “La leche fluida y fresca estuvo entre los productos que más cayeron en consumo, a pesar de que uno crea que son de primera necesidad y, teóricamente, más baratos”. Según Kantar Worldpanel, el sector de lácteos estuvo un 7 por ciento por debajo de 2016 en volúmenes, como uno de los rubros con mayores pérdidas dentro del consumo masivo.

Además, Moreno considera que la economía informal jugó un papel importante y colaboró a la caída del sector formal. “Fueron varias cosas las que llevaron a que los lácteos sufrieran la caída y la continúen sufriendo. En 2018 vemos un nivel de consumo equilibrado, podría variar +1 o -1 por ciento, pero no esperamos un aumento importante”, prevé.

¿La recuperación de la lechería tiene que ver exclusivamente con la decisión de inversión de la industria o afectan otros cambios macroeconómicos?

Decidir una inversión en el contexto en el que estamos es distinto a hacerlo en otros contextos. Evidentemente hoy estamos pensando en un país totalmente distinto al que teníamos hace cuatro años. Hoy no hay condicionamientos en el comercio internacional ni en el local. El riesgo que se corre al realizar una inversión depende exclusivamente de las decisiones del empresario, grande, chico o mediano. Podemos tener condicionamientos puntuales, como el tipo de cambio, pero miramos las cosas a largo plazo donde todas las variables macro van a funcionar naturalmente y dentro de eso las empresas correremos los riesgos que tenemos que correr cuando empezamos procesos de inversión como el que iniciamos.

¿Qué otras decisiones se necesitan para ser competitivo en el exterior?

Para el desarrollo del mercado mundial solamente se necesita leche. La tecnología está preparada para recibir toda la leche que los productores argentinos produzcan y cada litro que crezcan los productores mejorará la productividad de toda la cadena, del tambero, de la industria y de la logística de distribución. La Argentina es un país enorme, entonces la sumatoria de las mejoras de productividad en cada eslabón de la cadena serán fenomenales y harán sostenible la rentabilidad en el largo plazo.

¿Cómo impactan las reformas del Gobierno?

Las reformas tributarias, laboral y previsional contribuyen y aportan algo, pero todo eso será positivo en la medida que resolvamos el problema inflacionario. Con 20 por ciento de inflación permanente es difícil llevar adelante este tipo de reformas, todo se hace más difícil, fijar precios, las paritarias, todo. El Gobierno tiene la obligación de encontrarle una solución porque es muy mala para todos, para el consumidor, para los productores y para las industrias. Después los empresarios van a correr el riesgo de hacer las cosas bien o mal. Uno que suba el precio por encima de lo que puede pagar el mercado correrá el riesgo de perder volumen.

En el plan de apertura al mundo, ¿cómo ven el potencial acuerdo del Mercosur con la Unión Europea?

sto va a ser un problema tal como se está planteando en cuestiones como la denominación de origen, las barreras arancelarias, entre otras. Pero así como dije que me asustaba el avance de este acuerdo, también debo decir que si se logra y las condiciones se establecen vamos a tener que trabajar para ganar productividad más rápido de lo previsto para poder competir. Sigo asustado.

¿Qué países mira Mastellone para exportar?

Siempre tuvimos una excelente relación con el norte africano, donde abastecimos de leche durante mucho tiempo. Hoy en día son mercados que dejamos en virtud de la falta de producción. En la Argentina las exportaciones de lácteos a nivel país cayeron un 43 por ciento en 2017 porque el país no tenía leche y la consumimos toda en el mercado interno. Nosotros no caímos tanto porque exportamos muy poco y todo lo exportado lo hacemos a nuestra subsidiaria de Brasil. Tuvimos que hacer maravillas para no dejarla sin abastecimiento y que nos alcanzara la materia prima en un mercado que tenía déficit. De todas maneras el panorama es positivo, porque todas las variables están apuntando a un orden distinto dentro de cinco o seis años en el mundo y en ese contexto estará la Argentina. El país tomó la decisión de ser un país lechero gracias a los productores y nosotros vamos a acompañar esa decisión.

Autor: Lippo Florencia
Fuente: Revista Apertura
Link: http://www.apertura.com/negocios/Para-Moreno-de-Mastellone-en-2018-se-termina-la-crisis-del-sector-lacteo-20180404-0004.html

Todo reclamo originado por la información contenida en el sitio web de eDairy News, será sometido a la competencia de los Tribunales Ordinarios de la Primera Circunscripción Judicial de la Provincia de Córdoba, República Argentina, con asiento en la Ciudad de Córdoba, con exclusión de cualquier otro fuero, incluso el Federal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas relacionadas