La producción de leche no cubre los costes de producción, que contemplan todo su mantenimiento. España consume mucha más leche de la que produce. En Las mañanas conocemos su situación con dos de sus protagonistas.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

 

Una vaca lechera bebe como mínimo unos 100 litros de agua al día. Con la sequía, la falta de agua es un problema más para algunos ganaderos que se sienten asfixiados. España consume mucha más leche de la que produce y esa producción está disminuyendo aún más por los altos costes que conlleva. En Las mañanas de RNE conocemos cómo es la situación del sector con dos de sus protagonistas.

Paulino Badiola es dueño de la Ganadería Badiola, en Condres, Asturias, y veterinario. Nos explica los tiempos de producción de la leche, que las vacas tardan 2 años en producirla después del parto y que producen alrededor de 38 y 40 litros, dependiendo del nivel genético de la granja. Afirma que han estado pidiendo préstamos al banco desde casi principios de año y que la única opción que les queda es sacrificar a sus mejores vacas para producir carne ya que son “las únicas que tienen buen precio”, entre los 2€ y los 5€ el kilo según su calidad. La producción de leche no cubre los costes de producción, que contemplan todo su mantenimiento.

Hace 20 años había unas 100.000 ganaderías en España. Hoy, bajan de las 11.000. “Se están cerrando todos los años de media un 5% de las explotaciones. La gente está arrojando la toalla”, lamenta Paulino, que apunta a otros problemas añadidos: la falta de relevo generacional y la baja rentabilidad. “En este sector no se ha hecho rico nadie”, y añade que además requiere de grandes inversiones. “La rentabilidad no llega al 3% en el mejor de los casos y […] el 90% ganaderos sobrevive gracias a las subvenciones de la Política Agraria Común”. Se une a la crítica Adoración Martín, responsable del sector lácteo de la Organización Unión de Uniones, de ganaderos y agricultores, y ganadera en Nava de Arévalo, en Ávila. Matiza que para ella la rentabilidad es “nula prácticamente” y que cada cabeza de ganado cuesta en torno a los 10.000€. Sobre si habrá escasez de suministro en los próximos meses, señala que “no quiero ser alarmista, pero quiero pensar que sí”.

“España es un país deficitario en leche” declara y añade que esto se viene sumando a otros problemas como las olas de calor, que estresan a las vacas y hacen reducir la producción. “En junio en Asturias ha bajado la producción un 6% con respecto al año anterior. Siempre suele bajar, pero nunca ha bajado tanto”, alerta Paulino y avisa de que también se ha reducido el número de vacas. También es un problema el precio de la luz, que necesitan para producir la leche, pero también para almacenarla.

“La distribución está topando el precio”, señala Paulino y Asunción les hace responsables de esta situación. “El distribuidor no le paga al ganadero el precio que le tendría que pagar”, dice, haciendo referencia a las grandes superficies que hacen de la leche un reclamo como Mercadona. “La ley de cadena alimentaria dice que no se puede producir a pérdidas, pero con leche se hace. Llevamos muchos años así” añade Paulino que sentencia que “o vamos de la mano la distribución, la industria, los ganaderos y el Gobierno ayuda, o esto se acaba”.

 

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas