La Cooperativa Agropecuaria y Forestal de la comuna adquirió una nueva máquina para favorecer el trabajo de ordeñe y también para la maduración de los quesos.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Se demandó de una inversión que promedia los 11 millones de pesos, precisaron los productores. FOTO: Carina Martínez

En los últimos tiempos, la diversificación en las chacras misioneras es una de las principales premisas, en la búsqueda de nuevas opciones que atiendan a las demandas actuales.

En Pozo Azul, en el departamento de San Pedro, la lechería es parte de las apuestas y alternativas que eligen los colonos. Precisamente, en esa comuna funcionan dos fábricas de queso y de la mano de este auge, los productores apuntan a implementar más tecnología y en mejoras en el tipo de producción en un eslabón clave: los tambos.

En este sentido, en la Cooperativa Agropecuaria y Forestal de Polvorín trabajan con acondicionamiento de los espacios dedicados al ordeñe.

La inversión de las familias se va dando de forma paulatina, teniendo en cuenta que muchas se dedican a otras actividades como el cultivo del tabaco, que demanda mucho tiempo y la renta no siempre deja un remanente que permita mejorar los tambos o incluso adquirir ordeñadoras mecánicas. En casi todos los casos, los espacios destinados al ordeñe son muy precarios y la extracción de leche se concreta de forma manual.

En este contexto, las familias, en especial las mujeres, realizan un trabajo forzado todos los días a fin de abastecer con materia prima a la cooperativa, que procesa más de 1.400 litros de leche por jornada de elaboración de queso. Si a esto se considera además, que son productores que recién se inician en la actividad, el acompañamiento técnico y la disponibilidad de financiamiento estatal, es sumamente necesario para impulsar y fortalecer la cuenca lechera.

En este caso, las familias, considerando que se trata de una labor realizada por las mujeres y que justamente el proyecto de sala de industria de la cooperativa apunta a poner en valor el trabajo de la mujer rural, accedieron a un subsidio de Plan Integral En Nuestras Manos con el que pretenden facilitar esta labor, dotando de nuevas tecnologías e infraestructura mejorada.

La financiación, de casi 11 millones de pesos, no sólo ayuda al primer eslabón de la cadena, también permitió ampliar la sala de industria, con una nueva cámara de maduración de los quesos y ampliación de una sala de reunión.

En cuanto a la inversión en las chacras de 22 familias, los técnicos de la Safci, José Cavalli y Andrea Ramos de San Pedro, que desde los inicios de esta entidad, brindan asistencia, detallaron que “en un principio se garantizó la infraestructura para procesar los quesos, faltando la inversión individual en las chacras. Con este proyecto se mejoran las condiciones de ordeñe con la financiación de 22 tambos y cuatro ordeñadoras”

Hasta la fecha, los tambos estaban hechos de madera, sin contar con una elevación que permitiera a las mujeres ubicarse en una posición cómoda para ordeñar. Ahora, los espacios están construidos de material, techo de zinc e instalación de agua que garantiza la higiene durante el ordeñe, lo que impacta de forma positiva en la calidad de la materia prima destinada a la industria. Cuentan con un sistema de ubicación elevado con capacidad para cuatro vacas.

“Los tambos están prácticamente listos y, junto a las ordeñadoras, representan un impacto impresionante en las condiciones de trabajo de la mujer y motivan a que las familias sumen más vacas y así el crecimiento de la industria en esa zona”, destacaron los técnicos.

Las cuatro ordeñadoras mecánicas de dos bajadas que pudieron adquirir fueron destinadas a los productores que cuentan con mayor volumen, para los cuales el ordeñe manual resulta dificultoso.

En el mismo contexto, realizan jornadas de capacitaciones referidas al manejo del tambo y cuidado de vacas lecheras como así también mejoras en pasturas para evitar mermas en la producción a consecuencia de la falta de alimentos, como ocurrió meses atrás con las heladas y la sequía.

En cifras

1.400 La cantidad de litros de leche que elaboran por jornada en la Cooperativa Agropecuaria y Forestal de Polvorín, en la comuna de Pozo Azul.

Argentina fue el segundo país con la mayor suba en producción en 2021

Tras un 2021 complejo en el mundo en materia económica por la pandemia del Covid-19, la producción nacional de leche fue una de las que más creció en todo el mundo durante el año pasado.

La aseveración se enmarcó de un reporte del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (Ocla), a partir de datos del sitio especializado internacional Clal.it en el que precisaron que la producción de leche en la Argentina creció 4%, el equivalente a 400 millones de litros comparado con el período enero-diciembre de 2020.

El desempeño de las vacas argentinas sólo fue superado por Estados Unidos, con un aumento de más de 1.300 millones de litros, lo que representa una mejor del 1,4%.

En términos porcentuales, Argentina, por segundo año consecutivo, presenta los mayores crecimientos a nivel mundial, ya que en 2020 había logrado 7,4%.

Otros países que incrementaron la producción fueron México con 2,5%, alrededor de 300 millones de litros; Turquía, 2,1%, 180 millones de litros; Japón, 2,1%, 150 millones de litros. También aumentaron Bielorrusia, 0,7% y Uruguay, 1,18%. Ucrania disminuyó 5,7%.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas