Un informe privado señaló que en la Argentina las pequeñas unidades se extinguen a razón del 2 al 3% anual, cerca de la mitad del ritmo al que lo hacen en Europa y EEUU. Mientras, avanzan los grandes establecimientos y el volumen producido crece al 3% anual. Cómo es que lo hacen.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Sigue en crecimiento la concentración de tambos en nuestro país.

Argentina avanza a paso firme en un proceso de concentración de tambos de leche de vaca, en línea con una tendencia acentuada a nivel mundial: avance de unidades mucho más grandes y mecanizadas y con mayor espalda económica-financiera para soportar las crisis sectoriales y de la una economía volátil como la de nuestro país. En EEUU y Europa la pérdida de pequeños productores de leche ronda hasta un 5%, mientras aquí la tasa de extinción de los pequeños tambos ronda del 2 al 3% anual y la producción total, crece a razón del 3% debido a la incidencia de las unidades más grandes.

Unos 420 tambos generan el 24% de la leche de vaca que se produce en la Argentina, a un promedio de más de 10 mil litros diarios por establecimiento. Al mismo tiempo, la mitad de los tambos en funcionamiento, es decir unos 5.300 establecimientos, producen otro 16%, con un aporte diario en torno de los 2.000 litros.

Jorge Giraudo, director del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), comentó a Infobae que en Europa, incluyendo el Reino Unido, y EEUU la concentración en unidades productivas avanza a una tasa del 4 al 5% de desaparición de los tambos pequeños. Sobre ellos avanzan las grandes, “con más cantidad de vacas, en superficies más reducidas y producción más intensiva, con empleo de robots”, dijo Giraudo.

“Este fenómeno se da en la Argentina pero por suerte a una tasa no tan alta. Hay que remarcar que a pesar de las dificultades que enfrenta el productor argentino en materia de competitividad y con falencias en infraestructura mucho mayores, y aunque se da una concentración de la producción de leche, hay que aplaudir a la lechería argentina porque resiste tanto la concentración”, explicó el experto

La concentración de la producción de leche en el país, aunque a menos ritmo, es parte de la tendencia internacional. En el ámbito local, un 4% de los tambos producen el 24% de la leche que es entregada a la industria láctea en las tranqueras. Este tipo de grandes establecimientos. Solamente en junio de 2021, unos 420 establecimientos exhibieron una producción promedio de 17.481 litros por día. Una realidad muy distinta a la mitad de los tambos que operan en el sistema: estos con una producción de entre 1.000 y 2.000 litros solo aportan un 16,4% de la producción nacional.

La concentración de la producción en unidades más grandes puede apreciarse localmente en el relevamiento de tambos y en la materia prima que generaron en los últimos tres años, en especial si se compara con los números de hace más de una década. Allí consta una disminución de la participación tanto en la cantidad de tambos como en el volumen de leche obtenido en las distintas unidades productivas de menos de 2.000 litros generados diariamente. Por otra parte, los grandes establecimientos incrementan su participación. Son aquellos que cuentan con un volumen generado que supera las 10 mil litros diarios de leche de vaca.

Estructura

“El proceso de concentración de la producción en tambos más grandes, es continuo”, comentó el OCLA en su último informe sectorial, donde se analiza la estructura productiva que muestra la lechería local. Según el Observatorio, la tendencia de concentración tambera se da con fuerza en el orden internacional. En Estados Unidos o Europa, incluido el Reino Unido, reporta tasas del 4 al 5% en la desaparición de los establecimientos más pequeños. En la Argentina, dicho porcentaje se sitúa entre el 2 y 3% analizadas.

En su informe, el OCLA indicó que en base a datos aportados por el Wold Dairy Situation de la Federación Internacional de Lechería del 2020, conocida bajo las siglas FIL/IDF, “muestra una tasa para los principales países lecheros del mundo por arriba del 4% en promedio de reducción anual del número de tambos” en una producción de leche que crece en el orden de casi un 3% anualizado.

Según datos aportados por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), el tambo promedio a junio de 2021 presentó una producción de 2.938 litros diarios, cifra que reporta un incremento del 2,7% respecto a la producción registrada en igual mes del 2020. Por ello, tal como admitió la OCLA, si se reducen el número de establecimientos y también el número de vacas, el tambo promedio en el período 2009-2021 reporta un crecimiento acumulado del 2,69% anual.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas