Un representante local intentó explicar las razones por las cuales está escaseando un producto básico para la alimentación. "No hay un litro de leche", manifestó.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
El sector de los lácteos está resentido en los supermercados.

El sector tambero se encuentra en crisis y los coletazos ya se están sintiendo en la región. Los representantes de productos lácteos y distribuidoras vienen con retrasos en los pedidos. Pedro Sanitá, especialista en la temática, dialogó con Radio Casilda y se atrevió a vaticinar que la situación es preocupante.

El también edil de la ciudad manifestó: “En los últimos días el teléfono está al rojo vivo. No hay un litro de leche en ninguna parte”. Desde que arrancó el tercer mes del año existe un desabastecimiento de elementos como leche, dulce de leche y chocolatadas envasadas. La única firma que mantiene un comercio más o menos estable es La Serenísima.

Para Sanitá hay tres puntos claves que explican este presente. En primer lugar, el factor climático, sobre todo el gran temporal que afectó al norte santafesino y sepultó a muchos productores. A eso, se le suma el hecho de que los tambos están perdiendo mano de obra de forma vertiginosa. El personal más experimentado se jubila y los jóvenes sienten el ritmo de una tarea que implica estar atento los 365 días del año. Además, las empresa que intentan tecnificarse, se encuentran con que la inversión es demasiado onerosa.

Finalmente, el representante local aseguró que el precio del dólar es un atractivo -y una forma de salvataje- para incurrir en el mundo de las exportaciones. Se está dejando de priorizar el mercado interno para obtener mayor rentabilidad.

“Es una situación complicada, porque está comenzando a faltar leche para los comedores escolares y merenderos. Las empresas que abastecen anticiparon que febrero y marzo el panorama iba a estar de esta forma”, sentención Sanitá.

Te puede interesar

2 respuestas

  1. Te olvidaste de la caida de producción estacional que se dá en estos meses de Diciembre a Abril, donde naturalmente hay menos provisión de leche. La realidad es que por los problemas climaticos, inundaciones en el norte y la ola de calor de fines de enero y febrero, hicieron que el porcentaje de caída fuera muchisimo mas alto a los normal, hay tambos donde cayo mas de un 25 a un 30% la producción, de allí la poca leche que reciben las industrias. Pero tampoco hay desabastecimiento ni peligra la mesa de los argentinos……

  2. el tema es que lo que aumento en góndola en 3 semanas es el doble de lo que cobramos por litro y nunca se traslada el aumento al productor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas