Colombia |27 enero, 2020

Leche | ¿Por qué Starbucks le ha declarado la guerra a la leche de vaca?

Starbucks ha anunciado que promoverá el consumo de alternativas a la leche de vaca en su cadena de cafeterías. Su idea es reducir su huella de carbón con leche de soja, de avena, de coco. Ojo, que dice reducir, que no eliminar. Porque todas esas alternativas también dejan huella.

Starbucks ha anunciado oficialmente (en una carta de su CEO Kevin Johnson a sus accionistas) que pretende reducir el uso de leche de vaca en sus establecimientos, orientando a sus clientes hacia otras alternativas lácteas (leche de soja, de avena, de almendra, de coco). No es la única medida de sostenibilidad que pretende adoptar Starbucks (también va a introducir alimentos sustitutivos de la carne en sus sandwiches), pero dado que ahora mismo los productos lácteos suponen el 21% de la huella de carbono de la compañía, es un lugar tan bueno como otro cualquiera para reducir.

De hecho, en torno al 15% de los clientes estadounidenses de Starbucks (no hay datos europeos) ya está consumiendo café con alternativas a la leche de vaca, pero este porcentaje, entiende la compañía, no es suficiente para reducir su huella de carbono.

Se trata de reducir el carbón liberado a la atmósfera en forma de gases efecto invernadero, no de eliminarlo, porque las alternativas también tienen un impacto. Starbucks, según la última auditoría medioambiental, emitió en 2018 un total de 16 millones de toneladas de gases de efecto invernadero, gastó 1.000 millones de cubos métricos de agua y generó 868 kilotones métricos de residuos. Todo ello entre sus tiendas y su cadena de proveedores.

Para que te puedas hacer una idea, según un estudio comunmente aceptado tanto por activistas medioambientales como por empresas concienzadas con reducir su huella de carbono de la Universidad de California, cada 91,2 litros de leche de vaca consumida, la leche de soja permite reducir el impacto de las emisiones en 63,6 kilogramos (el equivalente al CO2 que absorben 6,4 árboles) y la leche de avena permite reducir las emisiones de CO2 en 71,8 kilogramos (el Co2 que absorben 7,2 árboles). La medida, obviamente, es positiva, al margen de cuáles puedan ser las intenciones de la compañía. Sin embargo, las alternativas a la leche de vaca también tienen implicaciones con el cambio climático (herbicidas, deforestación cuando las plantaciones no son ‘responsables’…).

Luego, obviamente, tiene que cumplir el objetivo. En 2008 se marcó el objetivo de ofrecer el 25% de sus bebidas en vasos reutilizables para 2015, pero no llegó a cumplirlo.

¿Por qué decimos que le declara la guerra a la leche de vaca? Básicamente porque los proveedores de leche de vaca disminuirán sus suministros en favor de proveedores de leche alternativa (y no vamos a entrar ahora en la verdadera guerra abierta en Estados Unidos entre los productores de leche por que no se utilice el ‘termino’ leche en los productos que no provienen de los animales). ¿Cuánta leche compra Starbucks? No hay cifras oficiales, pero estimaciones extraoficiales apuntan a que supera los 386 millones de litros al año (pero piensa en una estimación de 100 litros de leche al día por establecimiento).

Temas |
Aviso legal sobre Propiedad Intelectual en contenidos digitales

Toda la información contenida en estas páginas que NO es propiedad de eDairy News y NO es considerada “de dominio público” por las normas legales, son marcas registradas de sus respectivos propietarios y reconocidas por nuestra empresa como tales. La publicación en la web de eDairy News se realiza a los fines de recopilar información, respetando las normas contenidas en el Convenio de Berna para la Protección de las Obras Literarias y Artísticas; en la Ley 11.723 y demás normas aplicables.

Todo reclamo originado por la información contenida en el sitio web de eDairy News, será sometido a la competencia de los Tribunales Ordinarios de la Primera Circunscripción Judicial de la Provincia de Córdoba, República Argentina, con asiento en la Ciudad de Córdoba, con exclusión de cualquier otro fuero, incluso el Federal.

2 Comentarios

  • Los países productores de leche, deben expulsar de su territorio a estas empresas, por la venta de productos engañosos, llamar ## leche de soja # a un jugo vegetal, es un engaño a los consumidores, y por atentar de manera directa, con un sistema económico, que mueve a muchas miles de personas en cada país. La gente de las grandes urbes, que es donde se instalan estos gigantes, carece del conocimiento del valor nutricional de la leche ( la leche solamente la producen los mamíferos), y es fácil convencerlos con propaganda, de que con estas acciones se salva el mundo. El mundo se salva, cuando los países de los que son originarios dejen de contaminar con el uso de combustibles fósiles. No nos dejemos engañar ni manipular, el valor nutricional de la leche producida por bovinos, cabras, ovejas, yeguas, camellos, etc, no lo reemplaza ningun jugo.

  • En valores nutricionales, por ejemplo la leche de almendras tiene mayor aporte de calcio, y hierro que la leche de vaca.
    Si bien la leche de vaca contiene más proteína que el resto de » jugos» vegetales , la proteína de la primera contiene Caseina, algo tóxico ya que no se elimina en el organismo del ser humano; Sin mencionar los altos niveles de pus, antibióticos y hormonas que me imagino que son muy nutritivos. La mayoría de las leches(vaca) comerciales son pasteurizadas para ser transportadas o mantenerlas en buen estado por más tiempo, por lo que pierden gran parte nutricional.
    Tampoco creo que se vaya a salvar el mundo por consumir una u otra leche, sin embargo es bastante notorio que para tener 1litro de leche de vaca se utiliza mucha mas agua (1.100litros) mientras que en la de soya (250L) y almendras(340L) y se puede ayudar un poco más 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas relacionadas