En la actualidad ninguna industria escapa de la ser examinada por lo consumidores bajo la lupa de lo sustentable; más aún si se relaciona con el tema alimentario.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Muchas empresas alrededor del mundo que producen lácteos ya han puesto manos a la obra proyectos de sustentabilidad para que la hechura de sus productos sea amigable con el medio ambiente. Crédito: iStock

Y probablemente con justa razón, pues 15 por ciento de las emisiones se debe a la producción de alimentos.

Los ambientalistas argumentan que ganadería y lechería contribuyen al calentamiento global con emisiones propias del ganado (generadas por la fermentación ruminal y el estiércol), sumadas a las que derivan de la producción de su alimento (forraje o granos), fertilización y cambios en el uso del suelo.

Desde hace más de una década la industria lechera ha comenzado a tomar cartas en el asunto de revertir las consecuencias ambientales. Estados Unidos es uno de los países líderes en cuanto a iniciativas colectivas para lograrlo.

Por ejemplo, 98 por ciento de la leche estadounidense proviene de granjas que participan voluntariamente en FARM (Farmers Assuring Responsible Management), primer programa para cuidado animal reconocido por la Organización Internacional para Estandarización (ISO).

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas