La encuesta mensual de Cepea (Centro de Estudios Avanzados en Economía Aplicada), de Esalq/USP, mostró que el precio de la leche recolectada en mayo y pagada a los productores en junio registró un fuerte incremento del 8% en el promedio Brasil neto, pasando a R$ 2,201 por litro (US$ 0,44).
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Este valor de junio fue 34,9% superior al registrado en el mismo período del año pasado, en términos reales, y es un récord del mes, considerando la serie histórica de Cepea (datos deflactados por el IPCA de mayo/21).

En el primer semestre de este año, el precio promedio de la leche recibida por los productores, R$ 2,05/litro, fue 33,6% superior al del mismo período de 2020.

Este escenario es el resultado de la oferta limitada de leche de los tambos. Estacionalmente, durante el otoño y el invierno, el menor volumen de lluvia afecta la calidad de los pastos y, en consecuencia, la voluminosa alimentación del rodeo lechero. Para evitar caídas repentinas en la producción de leche, la alimentación concentrada es esencial.

Sin embargo, este año, además de que la sequía ha sido más intensa, la importante subida del precio del concentrado ha frenado las inversiones en la actividad y reforzado la menor producción de leche de los últimos meses.

Las encuestas de Cepea muestran que el concentrado subió 4,4% de abril a mayo, acumulando un aumento de 12% en 2021, influenciado por la apreciación en los mercados de granos.

El poder adquisitivo de los productores de leche en relación al maíz en mayo cayó por quinto mes consecutivo. Mientras que en abril se necesitaron 48,97 litros de leche para comprar un saco de maíz de 60 kg (base Campinas-SP), en mayo se necesitaron 49,46 litros. En comparación con junio de 2020, la pérdida de poder adquisitivo alcanza el 36%.

Además del concentrado, otros insumos también aumentaron en 2021, como la suplementación mineral y los fertilizantes y correctivos, que se apreciaron un 10% y un 24% en el año, respectivamente.

En este escenario de altos costos, el Índice de Captura de Lácteos de Cepea (ICAP-L) cayó un 1,67% de abril a mayo. Con la menor oferta de leche en mayo, las industrias incrementaron la competencia por la compra de materia prima, para intentar mantener sus posiciones en el mercado lácteo.

En mayo, las negociaciones sobre la leche del spot (al contado) se calentaron y el precio promedio en Minas Gerais saltó de R$ 2,19/litro en el primer semestre del mes a R$ 2,56/litro en el segundo semestre (aumento del 16,5%).

Con la materia prima más cara y stocks de lácteos magros, los valores de los productos lácteos también aumentaron: 5,2% en el caso de la leche UHT; 0,6% en el caso de la leche en polvo; y 11,6% en el caso de la mozzarella.

Es importante destacar que la subida de los precios de los productos derivados del petróleo no significó un aumento de la demanda. Agentes consultados por Cepea informaron que las negociaciones lácteas continúan siendo presionadas por los canales de distribución, ya que los precios están en niveles altos y la demanda es frágil, debido al menor poder adquisitivo de una gran parte de la población brasileña. Fuente: MilkPoint

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas