El clima, la fluctuación de los precios de los productos básicos y ahora las interrupciones en la cadena de suministro han presentado y seguirán presentando desafíos para los productores de lácteos y nutricionistas al obtener ingredientes para alimentos balanceados...
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Los precios volátiles y los ingredientes no disponibles pueden hacer que usted y su nutricionista modifiquen las raciones. A la luz de esta nueva realidad, la evaluación de su programa de alimentación y nutrición es cada vez más importante. Considerar el valor general de las prácticas de manejo de alimentos de su granja y cómo afectan su operación a corto y largo plazo es un buen lugar para comenzar.

¿Cómo gestiono el riesgo a corto plazo?

El entorno del rumen de una vaca necesita un suministro constante de nutrientes para alimentar eficazmente a sus microbios y optimizar la fermentación. Los cierres de plantas y los problemas de transporte por camión han creado suministros limitados y desafíos de entrega para ciertos ingredientes. Tenga en cuenta estos riesgos y tenga conversaciones proactivas (en lugar de reactivas) con los proveedores de alimentos para comprender mejor si sus suministros de ingredientes se verán afectados y cuándo. Es posible que su nutricionista pueda hacer pequeños ajustes a ciertos ingredientes sin una planificación anticipada, pero la comunicación y las relaciones con los proveedores de alimentos son más valiosas ahora que nunca.

El suministro constante de nutrientes es sin duda un objetivo importante, pero el proceso de fermentación en el rumen es lo suficientemente flexible como para utilizar muchos carbohidratos diferentes como combustible. Los azúcares, los almidones, la fibra soluble y la fibra detergente neutra digerible (FDN) pueden fermentarse para producir nutrientes clave que la vaca utiliza para producir leche y componentes. Las cantidades de esos carbohidratos se pueden cambiar dentro de una ración y aun así ofrecer un alto rendimiento de la vaca. Sin embargo, la respuesta de la vaca puede depender de la etapa de lactancia, el estado reproductivo y las condiciones ambientales. Cambiar las cantidades de carbohidratos demasiado rápido y sin considerar otros efectos (como la tasa de digestión y el equilibrio con las reservas de fibra y proteína) puede afectar negativamente la fermentación del rumen.

Los subproductos regionales también pueden desempeñar un papel en la gestión del riesgo a corto plazo. La clase estándar de subproductos de raciones lácteas como canola, destiladores, harina de soya, cáscaras de soya y alimentos con gluten están ampliamente disponibles en todo EE. Los subproductos regionales (principalmente alimentos húmedos) se mantienen locales debido a los gastos de transporte, lo que los hace más baratos para los productores de esa área. Otra pregunta a considerar es cuánto tiempo estará disponible cada subproducto regional. Esto lo ayudará a usted y a su nutricionista a utilizar subproductos regionales para obtener el máximo valor del precio, sin comprometer la salud y la producción animal.

¿Cómo gestiono el riesgo a largo plazo?

Como industria, dedicamos mucho tiempo a administrar el riesgo a corto plazo debido a los mercados de productos básicos que cambian rápidamente y las interrupciones actuales de la cadena de suministro. Sin embargo, pensar en un panorama más amplio en torno al riesgo a largo plazo puede ayudar a minimizar estos impactos a corto plazo y guiar a las lecherías hacia una mayor estabilidad financiera.

Los nutricionistas a menudo reemplazan la falta de fibra digerible con cáscaras de soya o harina de soya para heno de alfalfa con bajo contenido de proteínas. Las interrupciones que crean escasez de estos ingredientes enfatizan la necesidad de maximizar el valor nutritivo de los alimentos en la granja. Las principales oportunidades en la finca para minimizar la dependencia de los mercados de productos básicos pueden incluir mejorar la digestibilidad del forraje, el procesamiento del grano, los perfiles de fermentación y la estabilidad de la alimentación.

Igualar el suministro de cultivos de forraje y cereales de cosecha propia con el tamaño óptimo del rebaño es otra oportunidad a más largo plazo. Una de las primeras preguntas cuya respuesta aprendimos durante el comienzo de la pandemia fue: «¿Tengo la cantidad correcta de animales para esta instalación?» Cuando comenzaron los límites de cuota y el dumping de leche, muchas granjas implementaron estrategias de sacrificio más agresivas, con un problema: eliminar los animales sacrificados no dejaba caer leche en el tanque a granel. Otra área que llamó la atención fue el exceso de población de novillas. En ambos casos, estábamos alimentando animales adicionales que no necesariamente contribuían al resultado final.

La sobrepoblación puede conducir a varias situaciones: costos más altos de compra de alimentos, cambio de más acres de producción de granos a forraje para satisfacer las necesidades de inventario, la necesidad de comprar más granos derivados de la menor superficie de granos o comprometer la calidad del forraje para satisfacer las demandas de cantidad. Al optimizar el tamaño del rebaño, podemos redirigir nuestro enfoque a los alimentos que necesitamos para crecer con el fin de reducir los alimentos que necesitamos comprar.

¿Cuál es mi porcentaje de pérdida, cómo podemos reducirlo y debemos invertir?

Un área que puede pasarse por alto fácilmente y que puede tener un gran efecto en los costos de alimentación es la reducción. La merma mide la pérdida de oportunidades en la granja en función de cómo se manipulan y almacenan los ingredientes. Al evaluar la merma, las preguntas frecuentes incluyen:

¿Estoy utilizando el equipo adecuado para medir los ingredientes?

¿Estoy sobrecargando el balde o moviéndome demasiado rápido mientras transporto alimentos?

¿Tengo los sistemas de almacenamiento adecuados combinados con el alimento adecuado?

Con la creciente preocupación por la escasez de alimentos y una mayor dependencia del uso de subproductos, la pregunta más común es: «¿Deberíamos invertir en instalaciones de almacenamiento de productos básicos en la granja?»

Si bien el almacenamiento de productos básicos en la granja puede contribuir a reducir las mermas, también permite a los productores aprovechar las compras en el mercado al contado y la flexibilidad en las cadenas de suministro cambiantes. Trabaje con su nutricionista para evaluar las oportunidades de subproductos en el mercado y el retorno económico necesario para pagar las instalaciones.

Mire la reducción a través de una perspectiva de formulación también. Una merma del 5 % en la harina de soya no solo significa perder el 5 % del ingrediente físico entre la compra y lo que ve la vaca, sino que también significa agregar un 5 % al precio pagado por el ingrediente. Esto se conoce como precios ajustados por contracción. La pregunta que debe hacerse aquí es: «¿Tengo que seleccionar los precios de los ingredientes con ajustes por reducción incluidos?» Nuestro software de alimentación brinda la oportunidad de utilizar precios ajustados por contracción durante la formulación de la ración, lo que a su vez conduce a predicciones de costos de alimentación más precisas y mejores compras de ingredientes. Si bien el objetivo debe ser minimizar la merma, la formulación de raciones con ajustes por merma puede capturar su pérdida de oportunidad y aplicarla a los ingredientes para la evaluación de precios.

¿Pueden los aditivos llenar un vacío durante la escasez logística?

Con una variedad de opciones de aditivos y la situación única de cada granja, es difícil recomendar ampliamente cualquier aditivo. Comience preguntando cómo el aditivo específico puede ayudar a las vacas a utilizar su exceso de nutrientes o ingredientes, aprovechando así los ingredientes que tiene y compensando los ingredientes no disponibles. Por ejemplo, si tiene una gran cantidad de forraje de calidad media a baja, los aditivos que mejoran la digestión del forraje pueden permitir una menor sustitución de un subproducto como la cáscara de soya.

Los aditivos no pueden reemplazar directamente los ingredientes, y cuanto más una granja pueda asegurar fuentes consistentes de nutrientes, mejor podrá manejar los mercados volátiles. Antes de utilizar aditivos, desarrolle un plan con su nutricionista para medir la respuesta y evaluar el retorno de la inversión.
En resumen, hacer las preguntas correctas es fundamental en tiempos de volatilidad del mercado e interrupciones en la cadena de suministro. Aprovechar su inventario de alimento actual y la capacidad de combustible flexible de sus vacas es esencial para su negocio. Si no está desafiando a su nutricionista y evaluando sus prácticas de manejo de alimentos, podría estar dejando alimentos y dinero sobre la mesa.

Fuente: Todo Lechería

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas