Así lo indicó el médico veterinario de Biogénesis de Bagó, Gustavo Müller. Cómo prevenir esta infección y cuál es el tratamiento.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La mastitis bovina causa pérdidas en el ganado y en la rentabilidad de la lechería. Se trata de una infección de la glándula mamaria, caracterizada por la inflamación de esta y que provoca un importante impacto económico y productivo para el ganadero.

Aprender a prevenir la mastitis bovina identificando los síntomas de la enfermedad y aplicando un protocolo de actuación, es clave para reducir las pérdidas económicas de los campos lecheros.

Audio con Gustavo Müller:

El Veterinario de Biogénesis de Bagó, Gustavo Müller, indicó que el tratamiento de la mastitis bovina consiste en la colocación de antibióticos intramamarios. Recomendó el uso de Ubresan Lac en cada uno de los cuartos mamarios afectados inmediatamente después de cada ordeñe y a intervalos de 12 horas durante 5 ordeñes.

La mastitis bovina, es una enfermedad que puede ocasionarse por múltiples causas y en el 80% de los casos se deben a microorganismos patógenos.

Es una enfermedad muy común en las vacas lecheras, causante de pérdidas económicas para el ganadero, debido a que afecta no solo la salud del animal sino también la calidad de la leche producida.

“Si el animal no recibe una atención veterinaria, la mastitis puede llegar a cronificarse”, indicó el médico veterinario.

Gustavo Müller comentó que según el agente patógeno actuante, se pueden establecer a grandes rasgos dos tipos de mastitis: la contagiosa y la ambiental. La primera es generada por microorganismos patógenos y se transmiten de una vaca enferma a una sana. Por otro lado, las mastitis ambientales son causadas por microorganismos patógenos pero que están presentes en el medio ambiente.

¿Cuáles son los síntomas de la mastitis bovina?
Los mismos varían según el grado de avance de la infección. Aún así se puede establecer 3 fases: la mastitis subclínica en donde no se manifiestan signos de enfermedad en el animal y tampoco en la leche. La clínica, donde la inflación de la glándula mamaria es evidente, al tacto manifiesta dolor observándose algo de calor; Aquí la leche suele estar alterada y mostrar rastros de coagulo y sangre. Por último se encuentra la mastitis aguda, con fiebre, pérdida de apetito y depresión del animal.

¿Cómo prevenir esta mastitis?
La higienización del medioambiente y la eliminación de microorganismos patógenos son las mejores medidas para prevenir la mastitis bovina.

Podemos y debemos establecer un protocolo de actuación basado en: Desinfección de la sala de ordeñe, los equipos de ordeñe, y de las áreas de descanso del animal. Además debemos establecer un protocolo de bioseguridad en el ordeñe en donde se establezca una correcta rutina de ordeño y medidas para el mantenimiento de la salud animal en general.

El tratamiento de la mastitis bovina consiste en la colocación de antibióticos intramamarios. Desde Biogénesis Bagó, el veterinario Gustavo Müller, recomendó el uso de Ubresan Lac en cada uno de los cuartos mamarios afectados inmediatamente después de cada ordeñe y a intervalos de 12 horas durante 5 ordeñes.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas