Las condiciones de los mercados han cambiado diariamente a medida que se imponen nuevas restricciones. Las organizaciones de la industria láctea han tenido que adaptarse rápidamente a nuevas formas de trabajo y a nuevos desafíos.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA) realizó un informe actualizado de la situación de los mercados lácteos durante la primera semana de cuarentena obligatoria.
Según la información recibida, las recolecciones de leche continúan de manera normal, con procesadores que brindan pautas actualizadas para garantizar la seguridad tanto de los conductores de tanques como de los productores.
La demanda minorista se ha mantenido elevada para la leche fresca y los productos lácteos clave como el queso, la manteca y los quesos para untar. En respuesta, los minoristas y los fabricantes han simplificado las ofertas de productos para ayudar a aliviar la presión sobre el rendimiento.
“La mayor preocupación para aquellos fabricantes que abastecen a los mercados minoristas o industriales, donde la demanda se mantiene en niveles superiores a los normales, es la continuidad del suministro. Cualquier necesidad generalizada de autoaislamiento del personal podría tener serias implicaciones. Podría afectar seriamente la capacidad de una línea de procesamiento para industrializar leche. Las redes de transporte entre el tambo, la fábrica y el minorista también se verían interrumpidas sin acceso a conductores calificados”, dice el informe de OCLA.
Comercio y cadena de suministro
Las exportaciones parecen estar relativamente poco afectadas, aunque surgieron algunos problemas. Los controles fronterizos dentro de la UE ralentizaron las entregas, la preocupación por la cuarentena limitaba la disponibilidad de los conductores y las dificultades para acceder a contenedores refrigerados para envíos al extranjero.
Sin embargo, hay informes de que la acumulación de barcos en los puertos chinos está disminuyendo a medida que las restricciones se están levantando gradualmente. Esto debería reducir la presión sobre la disponibilidad de contenedores en el futuro. Para ayudar al transporte sin problemas del producto se incluye la introducción de carriles de transporte “verdes” en el continente y la relajación de los límites de horas de trabajo del conductor, tanto aquí como en la UE.
Incertidumbre
Si bien se observa que las cadenas de suministro se adaptan para garantizar que los alimentos se sigan produciendo y entregando a los consumidores, sigue habiendo una gran incertidumbre. Los compradores dudan en comprometerse, sin saber cuál será la demanda futura: qué productos se necesitarán, dónde se comprarán y en qué niveles. Mientras tanto, los procesadores de lácteos no tienen tendencias históricas que los guíen en qué o cuánto producto fabricar.
Quedan muchas incertidumbres, y en el corto plazo es probable que causen un alto grado de volatilidad en los mercados.
 
OCLA | Campolitoral

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas