Las principales organizaciones de productores (Asaja, COAG y UPA) se desmarcan y piden priorizar el cumplimiento de la Ley de la Cadena Alimentaria, mientras la patronal reconoce que hay «asimetrías» y apuesta por soluciones conjuntas.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Imagen de los ganaderos concentrados esta mañana ante a la fábrica de Lactiber en León - EFE

Si hay una actividad que está viviendo de forma más aguda la dramática situación que sacude al campo español es el lácteo. Los productores de leche vienen protagonizando movilizaciones por toda España desde el pasado verano, por unas remuneraciones que no les permiten cubrir sus costes de producción. Por ejemplo, denuncian desde Asaja Castilla y León, a los 850 ganaderos de leche de esta comunidad les cuesta producir un litro de leche por encima de los 40 céntimos y apuntan que, «parte de la industria, les paga a 0,34 euros por litro». En COAG Málaga, estiman unos costes de 43 céntimos por litro y unos pagos desde la rama industrial «de 32 o 33 céntimos». Una situación límite que se ha tornado en más grave espoleada por la escalada de precios.

¿El resultado? Además de las concentraciones, un sector de los productores agrupados alrededor de la autodenominada ‘Plataforma de Ganaderos Lácteos Unidos’, prepara una huelga de entregas de leche en toda España. Una iniciativa que no cuenta con el respaldo de Asaja, COAG y UPA, que coinciden en priorizar las actuales movilizaciones y exigir el respeto a la Ley de la Cadena Alimentaria.

La industria: «Un caso único en Europa»

Desde la Federación Nacional de Industrias Lácteas (FeNIL) han rechazado en un comunicado todas estas críticas y «condenado las acciones coercitivas y, en algunos casos, violentas que se se están produciendo contra algunas de las empresas lácteas de nuestro país». Esta patronal ha apostado por «seguir» trabajando en soluciones comunes con ganaderos, distribución y administraciones públicas. En concreto, ha reivindicado su apuesta por la Ley de la Cadena proponiendo la ilegalziacíon de las ventas a pérdidas de leche y productos lácteos derivados, así como exigido que se «equilibren» las relaciones con la distribución. FeNIL ha atribuido la situación actual a la «asimetría con la que se regulan las relaciones entre eslabones de la cadena hasta llegar al consumidor» y cree que la actual crisis es una muestra más del «funcionamiento ineficiente y de la ausencia de reconocimiento del valor de la actividad del sector». Lo que consideran «un caso único» en Europa y dentro del sector agroalimentario español.

Una ‘huelga de entregas de leche’ explican fuentes de la asociación gallega de productores Agromuralla integrada en la citada plataforma, consiste en dejar de vender la leche a la industria con el objetivo de que presionarla para que negocie una subida de precios que – en su opinión- cubra los costes de producción. Para ello, según un comunicado, se barajan la creación de ‘piquetes informativos’ en las carreteras. Las fuentes consultadas de Agromuralla también han advertido de que la situación puede empeorar más en enero para los ganaderos.

En esta línea, tras una reunión en la que participaron un centenar largo de ganadores de toda España en Valencia de Don Juan (León) el pasado 3 de diciembre se envió un ultimátum a las industrias lácteas para que pagaran a los productores 41 céntimos por litro antes del 15 de diciembre. Justo lo estimado como el coste de producción para estos ganaderos. Si no, se iría a una huelga indefinida de entregas. De momento, las fuentes consultadas, han asegurado que se trabaja «a nivel nacional» y que «hay asociaciones de toda España y ganaderos que no están asociados».

Diferentes vencimientos de los contratos

Una variable relevante en este contexto es la caducidad de los contratos entre ganaderos e industria: en Andalucía la mayoría de estos acuerdos vencen el próximo 1 de enero y una huelga de entregas de leche no se ve con buenos ojos. Lo mismo sucede en Castilla y León. Mientras que, en Galicia, gran parte de los contratos no vencen hasta el próximo 1 de marzo y

Primero, desarrollar la Ley de la Cadena

Desde las principales organizaciones agrarias, consultadas por ABC, se muestra todo el respeto a la situación de los ganaderos que propugnan esta huelga, pero se apuesta primero por el desarrollo de la Ley de la Cadena Alimentaria cuya reforma concluyó hace escasos días en el Congreso de los Diputados. Al respecto, el presidente de Asaja Castilla y Léon Donaciano Dujo, ha explicado que «Asaja no va a promover o convocar acciones de este tipo, si no es hay un consenso total ganadero» y apostado por «acciones unificadas y respaldadas por la totalidad de los ganaderos a nivel nacional, no en una comunidad o provincia». En esta línea, ha reconocido que «se trata de una reivindicación extremadamente dura». Comprensivo con la difícil situación de muchos de sus compañeros ganaderos, Dujo ha exigido a la industria que «page por encima de los costes de producción» y a las autoridades «que se cumpla la Ley de la Cadena» usando todo el poder sancionador para quien lo incumpla.

Dujo también ha considerado los contratos por escrito como «una herramienta siempre útil» y exigido que el Ministerio de Agricultura publique los costes medios de producción de manera oficial. «No permitan que el ganadero firme amenazado unos costes por debajo de los reales», ha concluido.

Por su parte, fuentes de UPA, han apostado por continuar con las manifestaciones y protestas «señalando a las industrias que no cumplen». En cualquier caso, no tampoco apoyan la huelga planteada desde una parte del sector productor y añade que «algunas industrias están dispuestas y entendiendo la problemática: si no se ponen al día, estarán destrozando un sector productor». Para el secretario provincial de COAG Málaga y responsable de Ganadería en Andalucía Antonio Rodríguez, hay una diferencia relevante respecto a otras crisis similares: «Hasta ahora no contábamos con la herramienta de la ley de la Cadena de la que queda mucho por desarrollar. En concreto, antes de no hacer las entregas, que no se que no se firmen contratos que estén por debajo de los costes de producción que es lo que prohibe la Ley que está acutalmente en vigor», ha apuntado el representante de COAG quien también apuesta por denunciar.

Rodríguez ha reconocido que muchos ganaderos «están asfixiados y no pueden aguantar mas» y, por ello, al ser preguntado sobre la huelga ha mostrado su respeto hacia cualquier iniciativa aunque cree más lógico centrarse primero en que se cumpla la Ley de la Cadena. «Si no se ajusta a la Ley, no se firma el contrato, la industria no te recoge la leche y ya se está generando un conflicto, que obliga a una intervención por parte del Gobierno y la AICA», ha apuntado el máximo responsable de COAG Málaga.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas