Los productores se enfrentan a un mundo mucho más competitivo de lo que hemos visto nunca, y las tasas de mano de obra van a seguir subiendo.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
productores
Los productores lácteos no son ajenos a la escasez de mano de obra. Llevan una década sufriendo este problema.

Sin embargo, lo que agrava aún más este acuciante problema es un mercado laboral más estrecho y competitivo. Y, por desgracia, parece ser una tendencia sin final previsible a la vista.

Desde las pequeñas ciudades rurales hasta las grandes urbes, en casi todos los escaparates se cuelgan carteles de “se busca mano de obra”.

“Usted y sus granjas se enfrentan a un mundo mucho más competitivo de lo que hemos visto nunca, y las tasas de mano de obra van a seguir subiendo”, dice Dan Basse, Presidente de AgResource Company, durante la Cumbre de Productores Lecheros Profesionales. “Esto no va a cambiar o dar la vuelta a menos que suceda una cosa: la reforma de la inmigración”.

Según Basse, una nueva reforma de la inmigración en Estados Unidos permitiría la entrada de nuevos empleados para los puestos adecuados en el momento oportuno. Sin embargo, no cree que esto vaya a ocurrir pronto.

“Estoy aquí para decirles que el mercado laboral no va a volver a estar como ha estado en los últimos cuatro años”, afirma.

Datos de la Cámara de Comercio de EE.UU. afirman que el país tiene actualmente más de 10 millones de vacantes, pero sólo unos 6 millones de parados. Esto significa que, si todos los parados del país encontraran un empleo, aún tendríamos más de 4 millones de puestos vacantes.

Mayor competencia

Basse afirma que hay varios factores que contribuyen a la escasez de mano de obra, entre ellos la competencia en un mercado ya de por sí estrecho.

“El otro día vi que McDonald’s ofrecía a sus empleados 17 dólares la hora”, dice Basse. “Hace apenas unos años, sólo ofrecían alrededor de 7 dólares. Eso hace que sea realmente difícil para los productores lácteos competir”.

Mano de obra más reducida

El posible descenso de la población estadounidense es otro factor que contribuye a la escasez de mano de obra.

“Este puede ser el primer año en que nuestra población disminuya”, añade Basse. “Las parejas ya no tienen dos hijos. Así que creo que, en el futuro, Estados Unidos se encontrará en una situación en la que la demografía de la población se volverá negativa. Lo que significa menos trabajadores”.

Invertir en tecnología

Ahora que los ganaderos se enfrentan a problemas laborales más graves que nunca, Basse afirma que es el momento de plantearse invertir en nuevas tecnologías que ahorren mano de obra.

“Yo le diría a cualquier ganadero, y creo que sus banqueros dirían lo mismo que, debido a la situación laboral, si hay formas de avanzar tecnológicamente en su explotación lechera, es una buena inversión”, dice. “Cosas como ordeñadores y comederos robotizados. Todo lo que pueda reducir los costes laborales es una buena inversión para el futuro, porque todo lo que puedo decir es que los costes laborales van a seguir subiendo”.

Te puede interesar

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas

Cerrar
*
*