Con el fin de reducir la inseguridad alimentaria que afecta a 25.5 millones de personas, y para fortalecer el sistema inmunológico de los mexicanos.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El senador Américo Villarreal Anaya propuso incluir en la Ley General de Salud a la leche y sus derivados como alimento básico, con el n de reducir la inseguridad alimentaria que afecta a 25.5 millones de personas, y para fortalecer el sistema inmunológico de los mexicanos.
De acuerdo con la iniciativa presentada por el legislador federal los benecios de los lácteos «no son lo sucientemente visibles» porque no se especica en la ley como alimento básico “y en los hechos el consumo diario en México, por persona, es del 32 por ciento menor al recomendado”.
La propuesta, enviada a las Comisiones de Salud y Estudios Legislativos, pretende que en el Artículo 215, donde señala que alimento es cualquier sustancia o producto sólido, semisólido, natural o transformado, que proporcione al organismo elementos para su nutrición, se añada a la leche y sus derivados, independientemente del estado físico en que se encuentren.
Entre los benecios que brinda a la salud el consumo de lácteos está la reducción del riesgo de sufrir osteoporosis, al contribuir a la absorción de otros minerales y aminoácidos que evitan el desgaste de huesos y órganos; además de que previene enfermedades cardiovasculares, metabólicas, hipertensión y diabetes, argumentó.
El senador mencionó que la canasta o conjunto de alimentos que son considerados dentro de una alimentación sana, son la carne, el huevo, las frutas, las leguminosas o las verduras; sin embargo, en esas categorías, sorprendentemente, no se encuentra la leche y sus derivados.
Rerió que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) determina que la leche es un alimento por excelencia, independientemente de su estado material líquido y lo clasica como un alimento que provee energía, proteínas y nutrientes esenciales.
“La inseguridad alimentaria denota un problema social que demanda acciones contundentes con un marco legal proactivo, que promueva y facilite el acceso a alimentos sanos y nutritivos, que contribuyan al sano desarrollo desde el nacimiento, la niñez, la adolescencia y la edad adulta”, concluyó el morenista.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas