En el documento elaborado por los diferentes miembros de la cadena se plantea que para lograr dicho propósito se requiere lograr un mayor conocimiento por parte de los consumidores de todos los estratos, de la importancia del consumo de lácteos, y un mayor reconocimiento de la funcionalidad y valor nutricional de la leche colombiana.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Incrementar el consumo interno de productos lácteos a 186 litros per cápita al año, en 20 años, es uno de los propósitos del Plan de Ordenamiento Productivo de la Cadena Láctea.
Incrementar el consumo interno de productos lácteos a 186 litros per cápita al año, en 20 años, es uno de los propósitos del Plan de Ordenamiento Productivo de la Cadena Láctea.

Así mismo, se indica que es preciso reducir el crecimiento de las importaciones y consolidar mercados de exportación en especial para aquellos con valor agregado a partir de una mayor oferta de productos lácteos nacionales competitivos.

Para alcanzar las cifras previstas se debe mejorar en especial el consumo en estratos bajos, gracias a una mayor conciencia de la población sobre la importancia del consumo de leche higienizada y de productos lácteos elaborados a partir de esta, y a los esfuerzos en innovación de productos y procesos, con lo que se logra, una oferta de productos lácteos más accesibles.

Al detallar el consumo lácteo por estratos en el país, existe una alta brecha entre ellos. Mientras que estratos altos presentan niveles de consumo per cápita equivalentes de 179 l/año, estratos medios alcanzan consumo equivalente de 85 l/año y estratos bajos de 38 l/año. La diferencia en los niveles de consumo se debe, entre otras razones, a la baja capacidad adquisitiva de algunos consumidores y a tendencias que influyen en la decisión de compra de los consumidores.

Gracias a esta labor, se espera que Colombia cuente con una amplia gama de productos lácteos con valor agregado. Se destacan aquellos que en su producción y procesamiento aplican prácticas sostenibles que contribuyen al cuidado del ambiente, al bienestar animal y al progreso social de las comunidades rurales.

De igual manera, otro de los propósitos a 20 años es disponer de una oferta creciente de producción de leche con certificaciones en: producción orgánica, libre pastoreo, cero deforestaciones, entre otras, así como productos lácteos con denominaciones de origen, indicaciones geográficas y marcas colectivas, que resaltan el valor cultural y las tradiciones colombianas en la producción y procesamiento de leche.

También se espera que en ese periodo el sector lácteo colombiano participe de manera activa en el comercio internacional y que las importaciones no superen el 10 % del mercado interno, la adecuada gestión comercial para los productos lácteos colombianos, junto con las mejoras en productividad y formalización permitieron un crecimiento suficiente de las exportaciones para alcanzar una balanza comercial positiva.

Además, el país debe contar con una oferta creciente de lácteos diferenciados con reconocimiento internacional, las inversiones estratégicas en pulverización permitirán contar también con una oferta considerable de leche en polvo para el mercado externo.

De acuerdo con el Plan de Ordenamiento, el consumo de leche en Colombia es relativamente bajo y su crecimiento está amenazado por distintos factores. Aunque este consumo puede considerarse normal frente a la situación de desarrollo del país, es inferior a las recomendaciones de organizaciones internacionales, que sugieren un rango mínimo de consumo por persona de alrededor de 170 litros/año.

Así mismo, el sector lácteo colombiano, también enfrenta desafíos importantes con relación al consumo, por un lado, cada vez hay consumidores más exigentes, conscientes y con propósitos de vida saludable, que buscan productos con características funcionales que provengan de procesos ambientales y socialmente sostenibles; de otro lado y en contraste con lo anterior, todavía existe un gran grupo de consumidores que por desconocimiento, consumen productos lácteos no higienizados, de origen no formal; y por último, el país no es ajeno a las campañas de desinformación sobre los productos lácteos y el impacto de la ganadería en el ambiente.

Otro factor, que afecta el consumo de lácteos tiene que ver con los consumidores más exigentes y conscientes, que buscan productos diferenciados con mejores características no solo en el producto sino en sus procesos. Sin embargo, en Colombia aún es muy baja la oferta de lácteos diferenciados para satisfacer estos consumidores; un ejemplo de esto, es que en la actualidad solo existen dos empresas de productos lácteos con certificación orgánica.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas