En medio del bloqueo sufrido por la pequeña y mediana empresa Lactas Mayol de Atilla en Gobenador Udaonda en la zona de Canuelas, que le impidió trabajar durante cinco días.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Durante cinco días, Paulina Mayol enfrentó al gremio de Atilra, que había bloqueado el ingreso a su fábrica Lácteos Mayol en Gobernador Udaondo, en el partido de Cañuelas

Allí estaba la protagonista que puso el conflicto sobre sus hombros y se enfrentó a un gremio lechero: Pauline Mayol. En el día de una mujer, a los 37, siente que la turbulencia ha terminado.
“Nunca en mis 85 años la empresa se había sentido como yo tanto patoterismo en la propia carne “, contar hasta NACIÓN.
Desde muy joven, la vida transcurría entre una lechería y una fábrica, donde los fines de semana jugaban al fútbol con los empleados, y luego iban frescos a la única tienda general de la ciudad.
«Mi padre Pirincha era el mayor de ocho hermanos y se hizo cargo de la empresa cuando era muy pequeño. Pero hace unos años le pasó el testigo a Dardo, mi tío más joven. De mi padre heredé la dignidad del trabajo, y de mi madre, maestra rural, la importancia de la educación para el progreso en la vida ”. informes.
Después de graduarse de la escuela secundaria, se fue a La Plata para convertirse en contadora. Tras recibir y tras una breve visita a las principales empresas metropolitanas, Hace 10 años sintió que sería más útil en el negocio familiar colaborando con sus conocimientos.
Allí la esperaban su padre y sus tíos. Al principio no fue fácil, porque la mujer a su lado en la gerencia de la planta era difícil de aceptar, “Pero hoy es puro reconocimiento” en este grupo.
En toda la estructura de la planta y lechería Peacock es la única profesional y, según ella, durante estos años trató de organizar la imagen de la empresa y al mismo tiempo hacer una transición ordenada entre generaciones. “Queríamos sumar profesionalismo al trabajo de mi padre y mis tíos”. detalles.
El trabajo de Mayol es puro esfuerzo. Por ejemplo, debido a que la planta está ubicada en el centro del campo, a unos 10 kilómetros de la carretera, es el “Polo” el que se encarga del mantenimiento en condiciones de la carretera: “Con un tractor y un campeón, el polaco lo repara después de cada lluvia. De allí nacen esas lágrimas de impotencia y dolor ”. describe un video en el que Hugo rompió a llorar debido al bloqueo de una planta.
Hace diez años se casó con Marcos Pierre y tuvieron mellizos, Josephine y Santiago, que nacieron prematuramente. “Creo que a partir de ahí creé una fortaleza mental única porque solo aquellos que han pasado por más de dos meses de cuidados intensivos para sus recién nacidos pueden soportar algo tan fuerte como lo que experimenté hace unos días. En ese momento, me di cuenta de que si hubiera superado a mis hijos, habría estado dispuesto a pasar muchas más lecciones en la vida ”. muestra.
El lunes pasado a las cinco de la mañana sonó el timbre y no auguraba nada bueno. Sin pensarlo y sin comprender la situación, se subió a su camioneta y se dirigió a la fábrica, donde el campamento albergaba al menos a 40 personas.
“Cuando vi que la situación había empeorado y estaba sola rodeada de gente jurando, decidí disculparme y volver a casa. Pero el hogar fue un momento especial, era el 1 de marzo y mis hijos iban a la escuela. Llamé a mi tío para contarle lo que estaba pasando y le pedí que me diera tiempo porque Tenía que ser madre al menos una hora al día, lo que ambos esperaban y soñaban: usar un mono blanco y acompañarlas a la escuela ”. informes.
A partir de ahí, los días se volvieron interminables. Trabajando con su esposo, Pavlina pudo distraer a los niños de la situación de conflicto y solo regresó a casa al anochecer para dar las buenas noches: “Mi prioridad era la seguridad de mis hijos. Sin avanzar, el martes por la tarde estaba en la oficina que tenemos en la ciudad y una decena de personas empezaron a apedrear puertas y ventanas ”.
Allí estaba con dos chicas de la administración, una prima Myra y una amiga que vino a hacerle compañía. Cerraron las puertas y ventanas y llamaron a la única celda policial de la ciudad, pero fue en vano.
Justo el sábado por la mañana, después de una reconciliación obligatoria, los activistas sindicales se retiraron del lugar. Poco a poco, la fábrica reanudó sus actividades. Ahora “Espera que las conversaciones alcancen un buen propósito y sigan funcionando en general”.

Te puede interesar

2 respuestas

  1. Gracias Paulina, gracias a vos varias familias seguirán cobrando el salario en negro,vos y los tuyos seguirán ganando dinero a costa de eludir compromisos con el estado y empobreciendo a tus empleados,genia total vos y los sinvergüenzas que te acompañan!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas