Argentina |4 abril, 2019

Gobierno | ¿Quién se ha llevado mi queso?

La parálisis de algunos protagonistas del sector es alarmante, el queso se fue, y no vuelve solo.

Hace más de 20 años Spencer Johnson escribió el libro que da título a esta nota, fue un éxito editorial, y supongo que casi todos recuerdan la historia, pero no viene mal repasarla y compararla con la actual situación del sector lácteo argentino.

A modo de fábula, Johnson nos cuenta la historia de dos ratones y dos liliputienses que habitaban un laberinto y se alimentaban del queso que habían encontrado en una de las habitaciones. Todo era tranquilidad y paz, el queso estaba ahí, satisfacía sus necesidades y el conflicto no existía. Pero de un día para el otro el queso desapareció.

Esta situación, significó para los ratones un momento incómodo, que inmediatamente salieron a buscar queso en otros lugares, pero en cambio, para los liliputienses definitivamente fue un drama. Pese a ser supuestamente más inteligente que los roedores se quedaron extrañando tiempo mejores y su pereza y miedo les impidieron buscar nuevas alternativas.

Esta historia fue pensada como libro de autoayuda, que anima a los lectores a superar los miedos, a ser emprendedores, a buscar alternativas ante la dificultad, salir de la zona de confort. El subtítulo es “Cómo adoptarnos a un mundo en constante cambio”, pero parece que los actores de la lechería argentina no lo leyeron, o no lo recuerdan.

Atravesamos una nueva crisis, y van, pero con características diferentes a las anteriores, hoy los ojos de la sociedad están sobre la falta o no de leche en las góndolas, las primeras o segundas marcas, los precios que suben o suben, y las voces de la lechería pasan por los canales de tv, radios y diarios nacionales como pocas veces sucede.

Cuál es el discurso de nuestros protagonistas, muy parecido al de los liliputienses, añorando tiempos que no van a volver, buscando excusas insólitas o desentendiéndose de los hechos, porque nadie se quiere hacer cargo que más allá de los gobiernos de turno, y aún con todas las trabas que tuvo el sector en los últimos años, la lechería argentina no se ha desarrollado por pura y exclusiva responsabilidad de sus actores, que no supieron desarrollar el negocio, que se acostumbraron a pescar en el acuario y cuidar la quintita que los ha hecho sentir cómodos.

Un día, el queso desaparece, y se ven pocos ratones que salgan a buscar alternativas.

Damián Morais

Todo reclamo originado por la información contenida en el sitio web de eDairy News, será sometido a la competencia de los Tribunales Ordinarios de la Primera Circunscripción Judicial de la Provincia de Córdoba, República Argentina, con asiento en la Ciudad de Córdoba, con exclusión de cualquier otro fuero, incluso el Federal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *