Aun en coordinación con las autoridades federales para trabajos principalmente de sanidad, existe una falta de recursos para aseguramiento, administración de riesgos, mejoramiento genético, entre otros, resaltaron ganaderos.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Víctor Villalobos, titular de Sader. Crédito: Sader.

Esta situación quedó en evidencia en el Presupuesto de Egresos aprobado para 2022, en el cual la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) tuvo un incremento del 13.18 por ciento, al totalizar 55 mil 789 millones de pesos, aunque con un alza del 18.5 por ciento en los programas de Gobierno y presidenciales.

Mientras que el Programa Especial Concurrente para el Desarrollo Rural Sustentable (PEC) subió 9.09 por ciento, a 365 mil 700 millones de pesos, en el que los crecimientos se dieron en los programas de Fertilizantes, con 2 mil 700 millones de pesos, y Sembrando Vida, con 453 mil 600 millones de pesos.

“Reconocimos en el proyecto (de Presupuesto de Egresos) el cuidado en programas fundamentales para la ganadería, como el de sanidad animal que, aunque siempre desearíamos mayor solidez financiera para ello, confiamos en que con la colaboración entre instituciones y productores habrá de mantenerse como fortaleza de la ganadería mexicana”, dijo Oswaldo Cházaro, presidente de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas (CNOG), durante el Encuentro Nacional Ganadero 2021.

Luego de un recorte del 20 por ciento en el presupuesto de este año para Sanidad, para 2022 tendrá un aumento de sólo 3.10 por ciento, incluyendo el gasto operativo del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica).

Apuntó que Liconsa carece de recursos para acciones de fomento básicas de la actividad, como el mejoramiento genético, equipamiento y otras labores para estimular la productividad, además de la ausencia de apoyos para la administración de riesgos.

“Entre 2019 y 2021, ya sin subsidio gubernamental, los Fondos de Aseguramiento han indemnizado a 109 mil productores por un monto de 752 millones de pesos por alta mortalidad, desastres naturales y fallecimiento de titulares de Unidades de Producción Pecuaria (UPP)”, afirmó.

Asimismo, ante la falta de aportaciones públicas, el Sistema de Identificación Individual del Ganado (Siniiga) ha funcionado en los últimos dos años completamente con la aportación de los productores y sus organismos, mismo que requiere de una actualización conforme a bases científicas y tecnológicas, así como al trabajo de la ganadería organizada, a solicitud de la CNOG al Senasica.

Por su parte, el titular de la Sader, Víctor Villalobos señaló que como resultado de los trabajos de sanidad con el sector, más del 50 por ciento del territorio nacional está habilitado para exportar ganado a Estados Unidos y dar continuidad del comercio de ganado bovino y productos pecuarios también con otros países.

En el ciclo ganadero 2020-2021, México exportó a la nación anglosajona un millón 230 mil 436 becerros y vaquillas castradas, lo que generó una derrama económica por 20 mil millones de pesos para ganaderos del norte, región huasteca y península de Yucatán, destacó.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas