Madre e hijo han logrado un sólido crecimiento como productores lecheros con un sello sustentable.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

De profesión pastelera, Resi Reinecke de pronto se vio enfrentada a un desafío que jamás imaginó: tomar las riendas de 500 hectáreas agrícolas, sin saber nada del rubro. Con determinación logró salir adelante. Y lo hizo a su manera.

Imbuida de una profunda conciencia ambiental, se propuso desarrollar la actividad con un respeto absoluto por el entorno y la naturaleza.

Un enfoque que ha debido aprender a dialogar con los parámetros productivos de su hijo Cristopher, quien más que un relevo ha sido el complemento y el nuevo aire que Resi necesitaba.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas