Tercer productor de leche a nivel nacional y ex candidato a Consejero Regional por la Región de los Ríos con cupo de la Democracia Cristiana, el ingeniero civil informático y empresario lechero enfrenta la reorganización del grupo lechero Chilterra S.A
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
empresario lechero
Ricardo Ríos, gerente general y fundador legal del grupo Chilterra
Tras deudas que ascendieron a los US $60 millones, el empresario lechero abandonó a su suerte a más de 200 familias, las que hoy hicieron toma del fundo Huite y lo mantienen produciendo en el sur del país.

Ricardo Ríos es el gerente general y fundador legal del grupo Chilterra, sociedad compuesta principalmente por la empresa del mismo nombre y Agrícola Dos Ríos, esta última propietaria del ganado, maquinaria, equipos y responsable además de la fuerza laboral de los fundos.

Conocido en la zona por ser hijo de Richard Ríos, doctor y ex seremi de Salud del primer gobierno de Sebastián Piñera en la región de los Ríos, el ingeniero civil informático ha mantenido un historial ligado a políticos empresariales y representantes del rubro lechero, posando como un actor a favor de la lucha contra el cambio climático y el desarrollo sustentable.

Es así que durante el año 2021, Ríos Pohl postuló como candidato a CORE como independiente de la DC, tomando en sus principales ejes y propuestas el discurso de la alimentación, la pobreza y la escasez hídrica. Campaña que fue financiada principalmente por su hijo, con un total de más de 16 millones en aportes. No obstante no fue electo.

Otro de los hitos de este ingeniero fue su presentación el pasado 16 de mayo, cuando con el respaldo de Federación Nacional de Productores de Leche (Fedeleche) en la comisión de Agricultura del Senado, donde expuso sobre la vulnerabilidad alimentaria de Chile, lo que derivó en la conformación de la mesa de Seguridad Alimentaria del gobierno de Gabriel Boric.

No obstante estas acciones han estado bajo el manto del denominado “capitalismo verde” o “ecocapialismo” el cual ha sido duramente criticado principalmente por basarse en una reducción del impacto ambiental mediante la aplicación de procesos de producción con mayor eficiencia energética y tecnológica, siendo el mercado la principal herramienta, manteniendo contradictoriamente la privatización y mercantilización de los recursos naturales denominandolos como “capital natural” sin acabar con la explotación de la tierra y sus trabajadores.

Además con la entrada en crisis del grupo Chilterra, Ríos acusó a las propias comunidades y el “conflicto Mapuche” como una de las razones del mayor gasto en producción, esto debido a decisiones que contemplan desistir de sembrar o la mayor contratación de guardias, esto considerando que gran parte de sus trabajadores son de origen mapuche lo que ha generado diferencias.

La crisis de Chilterra

Con una trayectoria en el rubro que data de 1992, el empresario lechero quien administra el grupo con la participación de capitales neozelandeses avanzó a tener más de 3900 terrenos propios y 3300 arrendados, la cría de más de 13 mil vacas y 9 salas de ordeña en las regiones de Los Lagos, Araucanía y Los Ríos.

Empresa donde sus principales acreedores son los bancos Finance, Itaú, Vice y Scotiabank, además de Prolesur, una subsidiaria de Soprole enfocada en el abastecimiento y fabricación de lácteos.

Con una producción de 28 mil millones de leche al año, se consolidó como la tercera productora de leche más importante en volumen. No obstante la sequía del año 2015 implicó un cambio radical en su forma de producción.

Así tras la importación del modelo neozelandés (1), el cual se caracteriza por un alto rendimiento, Ríos buscó una forma de producir que no dependa de factores externos, lo que lo llevó a entrar en mayores inversiones y deudas.

Decisión que llevó a un cambio paulatino en su modelo productivo desde el año 2016, pasando desde un sistema de alimentación basado en un 100% en pradera a un sistema mixto de concentrados y pradera.

Hecho que no trajo buenos réditos, esto principalmente por el costo de mantención del ganado (el cual implicó incluso la compra de nuevas razas de vacas) y con caídas en la producción de un 35%, bajando de los 28 millones de litros del 2018 a solo 18 millones en la actualidad y dejando de percibir 4400 millones de pesos por año.

Y no fue sino hasta el mes de julio del año 2022 que la empresa recurrió a tribunales con el fin de iniciar dos procesos de reorganización judicial tras la deuda acumulada en estos años.

Asesorados por el grupo Castañeda y el polémico abogado Herman Chadwick Larraín, condenado a 3 años de libertad vigilada tras su implicancia en el caso “Caval”, el grupo Ríos busca sortear el marco regulatorio interpuesto por la Superintendencia de Solvencia y Reemprendimiento así como los tribunales.

(1) Cabe destacar que el cambio de modelo de producción de leche en el país ha transitado en dos décadas de los sistemas estacionales de producción, es decir, aquellos que implica concentrar los partos de vacas solo en primavera a los sistemas donde los animales puedan parir en cualquier época del año; Siendo la clave el pasto que se puede producir para la mantención del ganado: a mayor cantidad de pastizales, mayor competitividad en el rubro lechero.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas