“Hermano, esto lo viví en el 2006, idéntico proceso; son los “amigos del poder”, a quienes desde arriba le marcan oportunidades y les señalan dónde y cómo atacar.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En aquella época fueron los Eskenazi, Eurnekian y Sigman, hoy José Urtubey (Celulosa Argentina) y Marcelo Figueiras (Richmond), junto con Gustavo Scaglione, Leandro Salvatierra y Jorge Estevez, y presionan a ATILRA (a través del Ministerio de Trabajo) para que en el caso que se queden con la empresa (sin poner un solo peso), acepten reducir la nómina de personal de 1700 a… ¡600!”, nos confiesa con bronca e impotencia un ex – directivo de la cooperativa sunchalense, a propósito de un artículo publicado en La Nación bajo el título “SanCor: necesita plata y reconocidos empresarios ya juegan un rol”.
El atribulado hombre, típico productor “de manos callosas”, que en su momento fue un personaje fuerte en la por entonces poderosa cooperativa no para de hablar, como si estuviese en el diván del psicoanalista. ¿”Vos te acordás de Adecoagro”?, inquiere (desde luego, en ese momento viajamos a Buenos Aires a realizarles un reportaje que fue publicado en este Diario), ellos venía con su manual, pero apareció Venezuela para seguir con el relato del gobierno de entonces – los Kirchner – la burguesía o empresariado nacional”, sigue, y no para.

Con respecto de la nota de La Nación, motivo de la charlas con el ex directivo, compara: “quieren hacerse cargo del control de la empresa sin poner un peso, a través de un fideicomiso que administren ellos y que la plata necesaria la ponga el estado; SanCor no necesita eso”. Y prosigue con la letanía: “con cobrarle a Venezuela los 18 millones de deuda y poco más, SanCor tendría el capital de trabajo para comprar materia prima e insumos suficiente para crecer. La reestructuración ya fue hecha y no es necesario despedir personal para ir hacia 1,5 millones de litros diarios”, relata.

HABLAN DE SANCOR, PERO NADIE HABLA CON SANCOR

Dos días después del sugerente artículo de La Nación, aparece el Consejo de Administración de SanCor con un comunicado diciendo que “no han recibido ninguna comunicación ni propuesta de administración, apoyo financiero y/o de reestructuración de la Cooperativa”.

Precisamente el documento habla de haber hecho ya un “proceso de reestructuración operativa, financiera y societaria que le permitió sostener sus operaciones productivas y comerciales” en las seis plantas industriales de la Cooperativa donde se procesan diariamente 650 mil litros de leche con 1700 empleados.

Bien vale aclarar que la nota del diario aclara que el “análisis” de la posibilidad de un esquema de administración para la láctea (a cargo de José Urtubey (Celulosa Argentina) y Marcelo Figueiras (Richmond), junto con Gustavo Scaglione, Leandro Salvatierra y Jorge Estevez) todavía no fue presentado formalmente a la cooperativa.

SE ANTICIPARON A LA JUGADA

¿Se curaron en salud en SanCor con el reciente documento?. Sabíamos que se estaba conversando y trabajando para armar un plan que les permita alcanzar un volumen diario promedio de producción de 1,2 millones de litros de leche, con proyección a 1,5 millones, con la finalidad de asegura el normal funcionamiento futuro y el pago de todas sus obligaciones.

Seguramente apuraron el escrito cuando leyeron en La Nación que además de los actores mencionados para el “salvataje” de la señera cooperativa sunchalense, estaban también el abogado Leandro Salvatierra, (socio en Casanova, Mattos, Salvatierra & Feser y socio de Scaglione), y Jorge Estevez (especialista del sector lácteo que trabajó 15 años al lado de Pascual Mastellone en La Serenísima y luego en la láctea La Sibila).

“Sin duda necesitamos recuperar la burguesía nacional”, dijo a LA NACION Urtubey a la hora de hablar del tema”, había señalado el prestigioso matutino nacional.

Pues bien, ¿para qué recurrir a “providenciales” iluminados que usarían la a veces permisiva figura del fideicomiso si se puede arreglar de otra manera?, seguramente pensaron en SanCor.

Si lo que se necesita – que no es poco, pero tampoco imposible – son aportes financieros o de inversión de organismos y/o instituciones públicas y/o privadas; apoyo gubernamental para el cobro de la deuda contraída por la República Bolivariana de Venezuela, por la provisión de leche en polvo y la constitución de un Fondo de Garantías destinado exclusivamente a la compra de materia prima e insumos.

En el escrito de La Nación precisan que “se habla de que la deuda de la firma ronda los US$384 millones, monto que en la cooperativa -pese a que no precisan- dicen no es así”.

Los actuales directivos de SanCor, encabezados por José Gastaldi dicen en el documento recientemente publicado, que el Plan “validado por consultores designados por organismos oficiales” fue presentado a las autoridades sindicales y de los gobiernos nacional y de las provincias de Santa Fe y Córdoba, sin haber obtenido “respuestas concretas en materia de financiamiento y de recupero de la deuda del exterior”, no sin advertir que “es indispensable aumentar en el corto plazo el volumen de procesamiento de leche para evitar sobresaltos y dudas sobre sus posibilidades de éxito”.

En el Ministerio de la Producción de Santa Fe prefirieron por ahora no hablar del tema, dejando entrever que se están ocupando de la cuestión.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas