El Observatorio de la Cadena Láctea Argentina elaboró un cuadro que presenta la participación de los tambos en función a su tamaño medido en litros de leche diarios del mes de mayo de 2019.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En el informe del OCLA puede observarse que los tambos de menos de 2.000 litros diarios de leche que representan el 61,3% de las unidades productivas, aportan el 23,6% de la leche total, y en el otro extremo los tambos de más de 10.000 litros diarios, que son solo el 2,7% del total, aportan un volumen del 19,1%. En los meses de máxima (sep-dic), el estrato más grande en producción, superaba a los dos estratos de menor producción. Los 285 tambos del estrato de + de 10.000 litros que producen un promedio de 16.951 litros diarios en promedio, aportan la misma cantidad de leche que 5.724 tambos que producen menos de 2.000 litros.
El proceso de concentración de la producción en tambos más grandes es continuo y se ha acelerado en los últimos años. Tamaño (litros de producción diaria) no es sinónimo de productividad y eficiencia pero sí podemos ver que la escala de producción permitiría lograr ingresos netos totales (obviamente si estos son positivos) que puedan satisfacer las necesidades de retiro empresarial. Un tambo de 1.500 litros diarios, o sea 45.000 litros mensuales, en el supuesto caso que logre un Ingreso Neto de $ 1,50 litro de leche, solo obtiene una posibilidad de retiro empresarial de $ 67.500 mensual, valor bastante más bajo que el salario bruto industrial del sector en un empleo no calificado.
El Tambo Promedio Mensual

Sobre la base de la producción mensual y la cantidad anual estimada de tambos (sobre la base de la cantidad de tambos publicada por SENASA para 2018, menos un 4%), podemos inferir el tamaño del tambo promedio, unos 2.468 litros de leche diarios para mayo de 2019, un 4,6% más que el año anterior (cabe acotar que la producción total interanual en mayo 2019, cayó un 1,7%). Si evaluamos su comportamiento en el tiempo, a pesar de la disminución en el número de unidades productivas y en el número de vacas (número no corroborado con los datos actuales de SENASA), el tambo promedio presenta en el período 2009-2019 una tasa de crecimiento acumulada anual del 1,2%, lo que permite el sostenimiento de los niveles productivos agregados a nivel país.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas