El cupo de 6.400 toneladas de leche en polvo en el marco del Tratado de Libre Comercio con la UE se acabó antes de culminar los primeros 4 meses de 2019. En febrero pasado ya se había acabado el de Estados Unidos, lo que confirma la elevada alza de las importaciones para este año.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
En 4 meses ya se importaron a Colombia más de 17 mil toneladas de leche en polvo sin pagar arancel. Foto: wikiHow

Hasta el pasado lunes 22 de abril, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) reportaba que el 98,8% del contingente arancelario de leche en polvo proveniente de la Unión Europea, equivalente a 6.323 t, ya se había consumido.

El 1,2% restante, que corresponde a 77 t, ya estaba reservado, lo que quiere decir que antes de que concluya la semana se habrá agotado por completo este cupo sin arancel.

Mientras que el contingente sin arancel de 6.000 t del 2018 demoró alrededor de 10 meses en terminar, y hace 2 años para octubre todavía quedaban 1.455 toneladas de las 5.600 disponibles, solo bastaron los primeros 4 meses para consumir todo el cupo.

Este resultado ya se había previsto desde enero, pues solo en ese mes la industria nacional importó poco más de 2.678 t de la UE, cerca del 42% del contingente sin arancel. En febrero, se elevó a 60% y ya en marzo alcanzó un 80%, equivalente a 5.073 t.

Lo mismo ocurrió con el cupo del TLC con Estados Unidos, pues en tan solo 60 días se compraron las 10 mil 718 t sin gravamen, como lo estipula el acuerdo firmado con la potencia norteamericana.

El consumo acelerado de la leche en polvo disponible en el mercado internacional se explica por la llegada del fenómeno de El Niño a finales del año pasado, así como también para aprovechar el bajo precio de este insumo de acuerdo con la subasta de Fonterra en Nueva Zelanda.

Así pues, la leche en polvo entera inició con un bajo precio de USD 2.705 por tonelada, que se elevó en estos meses hasta alcanzar los USD 3.300. Por esta razón, la industria se ha volcado por comprar la leche descremada, que en las últimas semanas ha estado por debajo de los USD 2.500.

Para expertos del sector lácteo, las altas importaciones son una prueba de que los ganaderos deberán mejorar su productividad si quieren competir con los precios de la leche producida en el exterior.

A pesar del aumento de los contingentes de leche en polvo en 10% el de EE.UU. y 6,6% el de la UE, se agotaron más rápidamente que en años anteriores. Si bien la caída en el valor internacional fue un factor determinante en esta dinámica, para muchos es claro que la industria cada vez más se apoyará en la leche en polvo importada frente a la demanda nacional de lácteos.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas