La Entidad de Control Lechero Oficial 131, resultado del convenio entre la Asociación Criadores de Holando Argentino (ACHA) y la Universidad Nacional de Formosa (UNaF) inició un proceso de modernización tecnológica para atender la demanda del sector lechero del MERCOSUR.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La ECLO 131 inserta en la Secretaria General de Ciencia y Tecnología de la UNaF viene desarrollando distintas líneas de trabajo, tanto académicas como científicas con el objetivo de optimizar la labor inherente al mejoramiento del rodeo lechero en zona de influencia de la universidad.

Es así que, a las actividades de servicio repetitivo, asistencia técnica a los tambos o granjas lecheras que son usuarias al sistema se fueron incorporando nuevos instrumentos técnicos ,la consultoría técnica, el desarrollo de software especifico para proveer a los productores y profesionales de nuevas herramientas en la gestión productiva, económica y de calidad de la leche que producen.

Por otra parte, se fortaleció en la actual gestión Rectoral el vínculo con la contraparte del convenio la Asociación Criadores de Holando Argentino para iniciar durante el ciclo lectivo 2022 nuevos proyectos y programas que le permita a la UNaF ofrecer nuevas herramientas tecnológicas imprescindibles para la toma de decisiones de la empresa lechera.

El Prof. Dr. Julio Cesar Gómez hizo una breve referencia histórica de la cooperación con la prestigiosa ACHA y sostuvo que el convenio firmado oportunamente en agosto de 1993 por el Rector Normalizador Roberto Acosta, el Pte. de la asociación Productor Leslie Widderson y el Secretario Ejecutivo -férreo defensor del proyecto- el Dr. Pablo Bergonzelli iniciaron un proceso de cambio en la historia de la producción lechera en zonas del subtrópico latinoamericano; remarcó que “cuando iniciamos este proyecto en aquel entonces solamente realizábamos mediciones de los volúmenes producidos por cada vaca en ordeño y se analizaban en el laboratorio un solo componente de la leche, la grasa butirosa, dos datos que, sumados a los eventos reproductivos de los tambos fueron posibilitando contar con una base informática que con el tiempo y el trabajo tanto de ACHA como de la UNaF permitió ofrecer nuevos indicadores de rendimientos a los tamberos” .

En la década del 90 la Argentina a través de ACHA se adhiere al Comité Internacional de prueba de producción (ICAR) organismo supranacional con sede en Europa, que establece los estándares para la actividad lechera, hecho trascendental que permitió que hoy los productores dispongan con una amplia gama de servicio tecnológico como ser, Control lechero oficial, Registro de crías, evaluaciones genéticas y test de genómica.

Los productores usuarios de la UNaF reciben en sus informes técnicos mensuales información referida a productividad individual, análisis por vaca en ordeño de grasa butirosa, proteína bruta, lactosa, sólidos totales, urea, inhibidores en leche, células somáticas entre otros análisis de importancia que son requeridos por los mismos, como así también información pormenorizada para la gestión de la calidad de la leche y la mastitis subclínica .

Remarcó el Dr. Gómez, responsable de la ECLO 131, que este proceso de modernización llevo su tiempo porque requería por parte de ACHA y la UNaF la capacitación a los productores lecheros para que puedan adoptan dichas tecnologías a través de la difusión, extensión rural y capacitación permanente a los productores usuarios y no usuarios del sistema, que quiero decir con esto que atendemos a productores en forma permanente y en forma esporádica depende de la demanda requerida por los mismos.

Por otra parte, comentó que “la pandemia nos dió una oportunidad y nuevos desafíos para llegar a los productores lecheros de toda la región, a través del uso de las Tic´s (E- learning y E-movile) realizando capacitación a los Recursos humanos de los tambos a través de clases asincrónicas (clases grabadas previamente por los docentes para facilitar el acceso a la disponibilidad horaria de los participantes ) y clases sincrónicas ( se realizaban los viernes a través de video conferencias entre participantes y docentes y técnicos de la ECLO 131), con una evaluación en el tambo (respetando los protocolos del Ministerio de Salud Pública de la Nación por el Covid 19) que consistía en actividades practicas sobre los distintos temas abordados, lo importante de esta herramienta fue que todo el personal de los tambos participaron tanto gerentes, profesionales, técnicos y operarios, es así que en enero de este año se han entregado 20 certificados de capacitación y que fuera declarado de interés académico por Resolución Rectoral N°0577/21”.

El Dr. Julio Cesar Gómez, -Decano mandato cumplido de la FRN- subrayó que el quehacer científico -tecnológico, es posible porque la relación UNaF-ACHA funciona adecuadamente respetando ambas partes la institucionalidad y las reglamentaciones vigentes en materia de control lechero, no debemos olvidar que ACHA tiene la potestad de organizar, fiscalizar todo lo atinente a este tipo de actividades para contribuir al mejoramiento lechero nacional.

Enfatizó que “la decisión de aquel entonces de ubicar en el organigrama de la Universidad Nacional de Formosa en el ámbito del rectorado tiene una única finalidad permitir que los engranajes de la relación UNIVERSIDAD-EMPRESA funcionen de acuerdo a las necesidades del Productor lechero”.

Remarco el Dr. Julio Gómez, que la corta experiencia de trabajar en una unidad académica fue extremadamente burocrática y traumática para el logro de los objetivos establecidos en los distintos ítems del convenio, donde entre otros aspectos técnicos se establece la estabilidad , seguridad e higiene del personal que desempeña funciones en una actividad que no tiene horario fijo ni día, porque está supeditado a las distintas problemáticas que tiene la propia actividad lechera que de por sí ya es exigente.

Después de muchos años de no tener apoyo concreto, en la actual gestión del Rector Augusto Parmetler se nos posibilitó los medios (Equipos, insumos, infraestructura) para cumplir las actividades académicas, técnicas y recientemente se está terminando de remodelar e instalar nuevas tecnologías que en breve serán puesta a disposición del sector productivo lechero.

Consultado sobre como impacta en el ámbito académico y en la formación de los estudiantes la ECLO 131 destacó, que desde su fundación siempre ha sido un lugar de entrenamiento, capacitación de los estudiantes y graduados de la Facultad de Recursos Naturales; este convenio posibilitó que los estudiantes puedan practicar en los tambos y comprender como funciona el sistema lechero desde un punto de vista holístico. Algunos integrantes de la ECLO somos integrantes del plantel docente de la FRN siempre estamos participando y aportando institucionalmente a través de I+D+I al proceso de acreditación permanente de la carrera de Ingeniería Zootecnista exigido por la CONEAU, concluyó.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas