El presidente de la Asociación Ganadera de Mazatlán reveló que hay una disminución de 10 mil litros de leche diaria.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Productores de la cuenca lechera de Sinaloa registran pérdidas por la sequía Foto: Rolando Salazar | El Sol de Mazatlán

Una pérdida aproximada de diez mil litros de leche diarios es lo que reportan productores de la cuenca lechera más importante de Sinaloa.

El presidente de la Asociación Ganadera Local Felipe Velarde Sandoval, manifestó que estas pérdidas se derivan inminentemente de la sequía que enfrenta la entidad, ya que los campos no presentan pasturas con las que se alimenta a los animales y con ello, la calidad de la leche también disminuye.

Además, comentó que tienen reportes de las pasteurizadoras sobre una menor cantidad de los nutrientes, por lo que los ganaderos hacen el esfuerzo de comprar pacas, aun así, sea a alto costo.

“Padeciendo mucha falta de agua, subsistiendo a milagros, producimos alrededor de cien mil litros de leche, ha bajado se pudiera decir un 10% la producción, la gente hace esfuerzos por su ganadito que está produciendo, porque una vaca que produce tiene que estar bien alimentada, sino no produce”, dijo.

Detalló que, de la producción de leche diaria, que estaba estimada en 100 mil litros, actualmente solo se obtienen máximo 90 mil, de los cuales solo 50 mil son vendidas a las pasteurizadoras, el resto, es utilizado para la fabricación de quesos u otros derivados, a fin de beneficiarse económicamente los productores.

“Aquí hay mucha industria de quesos, sobre todo en El Quemado, en El Habal, en el Potrero, entonces afortunadamente la gente le busca que salga un poquito más con el queso, que entregar la leche así, entonces ahorita lo que estamos deseando realmente que nos llueva, pero que nos llueva bien”, expresó.

Velarde Sandoval agregó que la sequía también ha generado el incremento de la carne para el consumidor, debido a que la producción de animales comienza a ser menor.

Aunque aseguró que no es tan elevado el incrementó, esperan que una vez iniciada la temporada de lluvias las condiciones cambien y disminuye, pero sí preocupa que haya una disminución en el consumo.

El dirigente de los ganaderos, expuso que mantienen la ilusión que a partir del mes de junio se registren las primeras lluvias generalizadas, ya que precipitaciones cada quince días o más, son perjudiciales para el pasto que crece en los campos, ya que se secan y son imposibles de aprovechar para alimentar al ganado.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas