Son más de seis mil millones de personas en el mundo las que cada día consumen leche en sus diferentes presentaciones, y Argentina es una de los productores más grandes de este alimento.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La industria lechera artesanal se ha ido perdiendo y así ocurre en el sur de Mendoza también, donde los pocos productores que quedan debieron diversificarse vendiendo quesos y dulces.

Alberto y Luciano Vergani son padre e hijo sanrafaelinos, ambos se dedican a la industria láctea desde su tambo familiar.

Hace 45 años se iniciaron en este rubro, Alberto (padre), comentó ante las cámaras de Canal 6 Telesur que inició en la industria de la leche cuando compraba 5 litros por día, llegó un momento en que su vendedor le recomendó invertir en unas vacas para producir su propia leche. “Empecé con 2 vacas y llegue a tener 6 o 7, al principio el trabajo que realizaba era todo manual, ahora la tecnología hace el trabajo” destacó.

El tambo de la familia Vergani, es el último que queda en San Rafael, ya que este trabajo según Luciano (hijo) “se ha perdido, ha quedado como un trabajo artesanal, como una cultura”. “El proceso se realiza dos veces al día, en la mañana arrancamos seis y media y en la tarde cuatro y media” explicó. Por día, una vaca, dependiendo la etapa en la que se encuentra, da 20 litros por ordeñe.

Ya no se ve a la gente vendiendo leche, incluso las cooperativas que había ya no existen. Consultados por la situación actual que viven, hacen mención respecto a las dificultades que atraviesan, porque les cuesta vender la leche que producen ante la competencia con las grandes industrias. Por ello, para apalear esta situación realizan quesos y dulces de mano propia.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas