En medio de la escasez de productos debido a la pandemia, se puede observar cómo toneladas de vegetales se pudren porque no hay quién los recoja o distribuya, pero no sólo eso, hay leche que se está botando y plantas procesadoras de carnes y otros víveres están cerrando por la cuarentena.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email


El esparcimiento del coronavirus ha causado el cierre temporal de una planta procesadora de carne que se ubica en Colorado. Sus 6 mil empleados suspendieron sus labores sin goce de sueldo, después de que 200 de ellos dieran positivo al COVID- 19 y dos de ellos murieran. Las autoridades señalaron que la planta será desinfectada y que el trabajo y el personal serán limitados, pero que deberán usar el equipo de protección adecuado.
Mientras, la industria agrícola también sufre los efectos del coronavirus, además de que los campesinos se sienten menospreciados por el plan de la Casa Blanca que busca disminuir sus salarios para estimular a los agricultores. Además, millones de verduras frescas y sin vender terminaron destruidas.
El cierre de restaurantes, hoteles, cruceros y escuelas, dejó a la industria agrícola sin esos clientes. También las granjas de productos lateros han sufrido el golpe de la pandemia al caer sus ventas. Los productos que habrían llegado a las escuelas y los restaurantes, hubo que desecharlos.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas