Las zonas más afectadas son Carlos Casares y Bolívar. Se complica la actividad agrícola, ganadera y lechera. Productores vuelven a denunciar el mal estado de los caminos rurales.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Varias zonas de la provincia de Buenos Aires están afectadas por las inundaciones.

El 2022 comenzó con una fuerte sequía que impactó en las diferentes actividades del campo, que luego continuó con incendios que se concentraron en la zona del litoral, y ahora hay distritos de la provincia de Buenos Aires que sufren los excesos hídricos. En los distritos de Carlos Casares y Bolivar hay casi 190 mil hectáreas anegadas.

En el centro-noroeste de la provincia de Buenos Aires, las últimas lluvias trajeron serias dificultades para avanzar con la cosecha gruesa: en los municipios de Carlos Casares y Bolívar se contabilizan casi unas 190 mil hectáreas anegadas o con distintos problemas hídricos. A todo esto, se suma el colapso en los caminos rurales, los cuales son vitales para posibilitar el ingreso de maquinaria para cosechar soja y maíz, también camiones para retirar los granos, e incluso falta piso para retirar la leche de los tambos.

En el caso de Carlos Casares, casi el 30% de la superficie de total del municipio está afectada por el agua, tanto por inundación como anegamiento de campos. Esto fue provocado por la caída de hasta 800 milímetros ocurridos en los primeros tres meses del año, cuando el promedio anual de lluvia en la zona ronda los 900 milímetros según los registros de los últimos 50 años. Así la precipitación registrada en la zona centro-noroeste bonaerense en enero-marzo es casi un 90% de lo que se registra durante todo un año.

Al respecto, Mario Reymundo, presidente de la Sociedad Rural de Carlos Casares, explicó a Infobae que “hay unas 80 mil a 85 mil hectáreas del municipio que están afectadas por las últimas precipitaciones, pero también por el ingreso de agua desde los municipios vecinos, principalmente desde la zona oeste. Eso complica más aún más la situación hacia la zona sur de la localidad de Bellocq. Así quedan muchos campos aislados por el agua”.

Así la inundación en los campos dificulta avanzar con las tareas de cosecha gruesa e incluso sacar la leche desde los establecimientos tamberos hasta la Ruta Nacional Nº 5. En ese sentido, los productores reclamaron ante las autoridades municipales que se atienda la circulación en lo que se conoce como el Camino Real, que sirve de conexión para toda la producción. Según un informe técnico de la Municipalidad de Carlos Casares, se plantea la necesidad de articular acciones para favorecer el ingreso de maquinaria y camiones a los campos en el marco del inicio de la cosecha gruesa.

Desde el sector primario, se consignó que ahora el Gobierno municipal está apurando la realización de trabajos sobre los caminos rurales en la zona. “Se trata de resolver el problema ahora, pero es como correr de atrás las dificultades”, comentó Reymundo, quien además señaló que “esto es lo que mayor malestar causa en los vecinos y usuarios, ya que es una rémora de muchos años de negligencia” cuando no se hicieron las obras viales necesarias.

Por otro lado, ayer el gobierno municipal firmó la “Declaración de Emergencia Agropecuaria”, y la misma será elevada para su homologación a las autoridades provinciales, algo que facilitará la situación de los productores afectados ante el fisco nacional y provincial, y también ante entidades bancarias para el pago de compromisos asumidos. Mientras tanto el Ejecutivo bonaerense busca avanzar con acciones financieras, como la concesión de créditos del Banco de la Provincia de Buenos Aires para la compra de rollos y alimentos para la hacienda, y también para capital de trabajo.

Otras zonas

Una situación similar se constata también en campos del sur de los partidos de Pehuajó y este de Hipólito Yrigoyen, que por la pendiente natural que tiene el suelo ingresa hasta los campos ubicados en Casares, hecho que dificulta más la situación de su producción. Para la producción, los trabajos de canalización y reparación de caminos no se hizo durante el pasado invierno seco y hoy hay que aguardar que escurra el agua, y apenas ver si se pueden destapar alcantarillas y sostener la red vial en buen estado.

También en el partido de Bolívar, Fernando Mónaco, miembro de la Sociedad Rural local y coordinador de la Comisión Vial de la entidad ruralista, aseguró que “de las 500 mil hectáreas que conforman el municipio, hay unas 100 mil afectadas por un problema hídrico. No están totalmente inundadas pero la gran mayoría encharcada y anegadas”.

Además, señaló que “los caminos están totalmente colapsados por falta de mantenimiento y parque vial, ya que no se hicieron inversiones y no hubo capacitación al personal”. En este contexto, las principales dificultades que tienen los productores son las de ingresar a los campos y a muchos lotes sembrados con soja o maíz, y la falta de piso para avanzar con las tareas de recolección de los granos.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas