Kheiron arrancó como líder mundial en la clonación de caballos de polo y logró iniciarse en bovinos. La Fundación Gates destinó un subsidio a una compañía de EE.UU. que eligió a Kheiron para lograr que las razas lecheras de alta producción puedan adaptarse a las altas temperaturas y otras condiciones adversas en el continente africano.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Gabriel Vichera y Daniel Sammartino, socios de Kheiron Biotech, junto al clon del famoso Lode.

Un día de invierno de 2011 Daniel Sammartino dejó la vicepresidencia de Techint y se lanzó a lo que conocemos como emprender, esa actividad que Elon Musk, dueño de Tesla, describió como mascar vidrio todo el día. Los Sammartino eran una dinastía en Techint, pero Daniel encontró una oportunidad que considera sin límites, la clonación de caballos de polo. A la firma la bautizó Kheiron, en honor a la leyenda mitológica que denominó así al mayor y al más sabio de los centauros. Sammartino define a los clones como dos gemelos que nacen en épocas distintas.

Junto a un grupo de científicos obtuvo por primera vez en la historia embriones equinos editados genéticamente y en 2013 ya estaba el primer clon de una yegua de polo.

Desde los inicios de la humanidad, el mejoramiento de las razas animales y el de las especies vegetales fue por cruzamiento. En el siglo XXI, tras identificar secuencias de genes existentes en forma natural en los caballos, se las incorpora mediante una edición genética en el embrión. “No sólo se trata de una copia de un ejemplar sino que es una copia editada y mejorada. Lo que se podría obtener por cruza convencional lo hacemos en una generación”, explica Sammartino.

Los caballos clonados brillan jugando el Abierto Argentino de Polo, el campeonato más importante del planeta. Además son incorporados en los juegos olímpicos en disciplinas como el Salto y han demostrado su efectividad en otros deportes como Endurance y en las carreras Cuarto de Milla.

Kheiron tiene 100 clones propios de las mejores crías y está asociado a Adolfito Cambiaso para que jueguen en la cancha.

¿Habrá llegado esta historia a los oídos de la Fundación de Bill y Melinda Gates que, pese al resonado divorcio, sigue en pie? Lo cierto es que Kheiron fue elegida para otra tarea titánica: lograr clones bovinos que ayuden a mejorar la producción lechera en África.

La firma Acceligen del grupo Recombinetics obtuvo un subsidio por US$ 3,7 millones de la Fundación Gates para desarrollar bovinos editados genéticamente que sean de alta producción lechera y resistan el estrés térmico de África. Acceligen eligió a Kheiron como socio para este proyecto, ya en marcha. Y arrancan con la raza Holstein en Estados Unidos.

El equipo de científicos de Kheiron en su laboratorio de última generación ubicado en Pilar y a través de lo que denominan como progreso genético de precisión había logrado silenciar una secuencia específica del genoma de los bovinos, lo que permitiría la producción de ganado “con mayor masa muscular, carne más magra y mayor producción de proteína”.

Se realizaron múltiples transferencias embrionarias en vacas receptoras en un establecimiento ubicado en San Antonio de Areco. “Es solo el inicio para rodeos con mayor contenido proteico, resistencia a enfermedades y adaptabilidad al clima adverso”, señalaron.

Los otros proyectos

Hacia delante hay mucho en carpeta. Un ejemplo es lo que están haciendo con los órganos de los cerdos que son similares a los humanos. La idea es modificarlos para evitar que el organismo los rechace y se pueden utilizar en trasplantes en una etapa de transición hasta que llegue el órgano humano disponible. Editaron cuatro genes de cerdos.

Y en sociedad con Biosidus se encuentran en ensayos clínicos en el Hospital de Clínicas de una solución que disuelve el Interferón. Es la proteína detecta el ingreso de virus y bacterias en el organismo y activa el sistema inmunológico. La idea es que el interferón sea nebulizable y pueda ir directo al pulmón para atacar el Covid. “Somos un grupo emprendedor que se atreve en un momento de profunda crisis, nacional y mundial”, dice Sammartino. A diferencia de Elon Musk no parece masticar vidrio.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas