La situación que el sector ganadero viene atravesando es de sobra conocida por todos, el fuerte incremento de los costes de la materia prima para la alimentación animal, el incremento de los costes energéticos o el de la mano de obra, están ahogando a las explotaciones y las están colocando en una situación muy delicada con márgenes negativos, algo que se viene produciendo desde hace varios meses.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

De todos los sectores ganaderos, uno de los más afectados por esta situación, si no el que más, es el de la producción de leche, tanto de vaca como de oveja. Lo que sitúa a estas especies como las más vulnerables y expuestas a los vaivenes de los mercados.

Actualmente el ovino lechero de Castilla y León, comunidad con la mayor producción de todo el país, y que se organiza de forma mayoritaria en torno a grupos cooperativos, con el 78% de la producción de leche de oveja de toda la región, se encuentra en plena negociación de sus contratos para el próximo año 2022.

Desde las cooperativas socias de Urcacyl «estamos recibiendo comentarios de desasosiego e incertidumbre por cómo están transcurriendo estas negociaciones y actualmente desconocen lo que van a cobrar por la leche de sus socios en este año que ha dado comienzo».

En este punto Urcacyl exige el cumplimiento de la Ley de la Cadena Alimentaria, trasladándose el incremento de los costes de producción de los ganaderos al siguiente eslabón, la industria. Algo que también es exigible a la distribución, de forma que cada elemento de la cadena de valor soporte el incremento de costes correspondiente hasta llegar a los lineales, de otra manera los ganaderos están condenados a la desaparición y al cierre de sus explotaciones.

«De esta forma, nuestros socios podrán percibir por su leche un precio acorde a la situación actual, amén de la rentabilidad que se supone a cualquier actividad empresarial», señalan.

La suscripción de contratos anuales para la leche de oveja, es una herramienta eficaz que se viene aplicando desde hace tres campañas con precios y volúmenes conocidos para todo el periodo, lo que ha dado garantías y seguridad a los productores, «y en este sentido así consideramos que debe seguir siendo».

«Nuestros ganaderos solamente están pidiendo lo que les corresponde, unos precios justos con los que cubrir, al menos, los costes de producción. Ésta es su lucha, y desde Urcacyl, en representación de las cooperativas ganaderas, debemos poner todos los medios a nuestra disposición para visibilizar esta gravísima e inexplicable situación», apuntan desde la Unión de Cooperativas.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas