Como desde hace cuatro años, la paritaria del sector lechero se encuentra sin salida y con posibilidad de no otorgar un aumento salarial a los trabajadores. Desde Atilra sostienen que es una decisión del gobierno nacional y realizarán medidas de fuerza la próxima semana.
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Victoria Nordenstahl

El sector de la industria lechera es uno de los más golpeados por la crisis económica y con ello sus trabajadores. Desde el salvataje de Sancor por parte del gobierno nacional, en donde se les impuso la flexibilización del Convenio Colectivo de Trabajo y un congelamiento de las paritarias por dos años, los y las trabajadores lecheros vienen perdiendo derechos y poder adquisitivo.

Un nuevo año implica una nueva negociación paritaria. Pero como se hizo costumbre, las cámaras lecheras se niegan a dar un aumento para 2019, a pesar de que la inflación interanual llega a 57,3 por ciento en mayo. Además, en abril y mayo cuatro productos lácteos lideran el podio de los productos que más incrementaron su valor.

Delegados de Atilra señalaron que «los industriales comunicaron la voluntad y que están en condiciones de actualizar remuneraciones, pero que son las cámaras las que se oponen aduciendo que tienen mandato del gobierno nacional para proceder de esa manera».

«Las Cámaras de la Industria Lechera estamos discutiendo la paritaria, creo que el comunicado de Atilra alimenta más el fuego interno dentro del sindicato. Pero estamos discutiendo que el viernes podemos llegar a un acuerdo. Hace tiempo que venimos discutiendo» explicó Miguel Paulón a Ladran Sancho.

Ante esa situación, desde Atilra decidieron «la puesta en marcha de una huelga de 24 horas, comenzando la misma a partir de las 00.00 hs. del miércoles 26 de junio finalizando a las 00.00 hs. del jueves 27 de junio. Y remarcaron «mientras los productos lácteos no han parado de aumentar, los salarios de los trabajadores permanecen congelados».

Y advirtieron «este será el inicio de un plan de lucha que continuará con nuevas medidas de fuerza que les serán informadas a los compañeros y compañeras a medida que se vayan determinando, hasta lograr una justa recomposición de los haberes».

En ese sentido, según relevamientos realizados por las consultoras Focus Market y Scanntech, la leche fue el segundo producto que más se encareció en el último año: un 95,4 por ciento. Entre 10 artículos comparados, de sachet y larga vida, el valor pasó de rondar los $24,30 por litro en mayo de 2018 a unos $50,10 el mes pasado. Por otro lado, el kilo de queso cremoso que un año atrás valía $ 164, ahora tiene un costo de $ 326.

Te puede interesar

Para comentar o responder debes 

o

Notas
Relacionadas

Cerrar
*
*